Qué sentirán los homofóbicos si nos pitorrearamos en el funeral de sus “putas madres”

Estándar

Hace unos días trascendió una nota en la que dos hombres confesaban haber asesinado a un “jotito” que no les quiso pagar por sus servicios sexuales. A continuación el link a la nota con video:

Entre risas, confiesan haber matado a un homosexual

Además de la tragedia, los lectores fuimos testigos de la lamentable actitud de los reporteros, quienes sin ningún profesionalismo, interrogaron a los presuntos homicidas en un tono casi de “camaradería”.

Si bien los criminales resultaban patéticos al realizar sus declaraciones entre risas, lo que más indignación causó fue la evidente poca preparación con que los comunicadores realizaron su labor al levantar la información.

De la boca de estos “periodistas” salían frases como “¿No se la diste a oler?”, “¿Pero si le cumpliste?”.

Además de estas preguntas, la situación “divertida” en la que se parecían encontrar tanto criminales como reporteros, era simplemente deprimente. Pero también reveladora.

¿Por qué reveladora? A lo largo de mi vida, al trabajar siempre rodeado de una sociedad conservadora, me he dado cuenta que existe un argumento en contra de quienes afirmamos que la homofobia sí existe, muchas veces he escuchado que me acusan de “exagerar” y de ver actitudes homofóbicas hasta debajo de las piedras.

La realidad es que la homofobia sí existe y en México es patente en casos como el de este video. Es un simple ejemplo del ambiente en el que vivimos los gays y lesbianas mexicanos. Nuestras necesidades no sólo no importan a las autoridades, nuestros congéneres nos perciben como algo seres inferiores cuya vida no tiene valor.

Imaginen (Dios no lo permita) que sus madres deciden pagar por sexo a dos hombres jóvenes. Tal vez porque sean viudas o tal vez porque sus esposos ya no les respondan sexualmente. Sus madres, como cualquier mujer y ser humano, tienen derecho a vivir la vida sexual en plenitud. Pues bien, sus madres contratan a estos hombres, obviamente no le informan a nadie de la familia pues consideran que es parte de su intimidad.

Luego de un rato de sexo quedan insatisfechas y reclaman a los hombres, estos se niegan a satisfacerlas y arremeten contra ellas. Las golpean, asfixian y finalmente asesinan, luego avientan sus restos en una zanja lejos de la ciudad.

Ahora respondan las siguientes preguntas:

– ¿Les pareció gracioso?

– ¿Sus madres merecían este horrendo tipo de muerte?

– ¿Está mal que los gays y las madres contraten sexoservidores?

– ¿Los hombres heterosexuales son los únicos que pueden contratar sexoservidoras?

– ¿Qué sentirían si llamáramos a sus madres “putas”?

– ¿Les gustaría que mientras sacan el cuerpo de su madre del SEMEFO les preguntemos: “¿Le dieron a oler la verga a tu madre?¿Tu madre abrió las patas?¿Se la metieron bien duro?”

Si sintieron feo los comprendo, sería horrible que algo así sucediera y que los demás nos comportáramos como bestias. Pues bien, eso mismo es lo que pasa cuando un “jotito” muere de esta terrible forma. En primera dejen de usar el término “jotito” (eso va para todos); luego, se trata de un ser humano como cualquiera y por lo tanto merece una muerte digna, nadie tiene derecho a terminar con su vida y luego pitorrearse como si se tratara de una película de Tarantino… eso es ficción señores, la realidad la construimos nosotros y deberíamos aprender a respetarnos.

Finalmente, me encantaría saber los nombres de esos que se rieron ante la tragedia de “Michelle”, en Ciudad Juárez, Chihuahua; luego esperaría a que llegue el día en que sus madres mueran y asistiría al funeral para recordarles lo “divertido” que alguna vez les resultó la muerte.

Nota: Lamento si con mis palabras ofendí o lastimé a mis lectores, era la intención. A veces no nos damos cuenta del dolor que hacemos hasta que lo vivimos en carne propia. Para mi ninguna mujer debería ser llamada “puta” y ningún homosexual “jotito”. Utilicé los términos y el tono agresivo como herramientas de este post.

Por @CriSzis

 

Top 5 misterios resueltos sobre Halloween

Estándar

La temporada más significativa para este bloguero es la de Halloween y Día de Muertos, ambas celebraciones con orígenes místicos que siguen vigentes actualmente. Si bien soy mexicano y amo mis tradiciones, en esta ocasión busqué acercarme un poco más a la celebración ya totalmente adoptada desde EU, el Halloween. A continuación 5 dudas sobre esta celebración que resolví gracias a un artículo del periódico español ABC:

1. ¿Por qué se piden dulces?

Pedir dulces durante Halloween proviene de una tradición de algunos cientos de años llamada “mumming”, que consistía en usar máscaras y pedir dulces o comida a cambio de realizar un baile o un número musical. Según el libro “Celebrating the family”, de Elizabeth Pleck, el origen del “mumming” podría ser británico, de la época de Enrique VIII, quien terminó por prohibirlo pues la población empezó a usar la tradición para cometer crímenes de todo tipo; o bien de hace unos 300 años en lo que hoy conocemos como EU. Como sea, en un principio fueron los niños pobres quienes aprovechando la época de cosecha y bonanza, acudían de puerta en puerta solicitando algo para comer; luego a los niños más afortunados se les ocurrió que podían hacer lo mismo pero exigiendo dulces.

Ojo, pedir dulces en Halloween es muy diferente a “pedir calaverita” en Día de Muertos; la tradición mexicana incluye frutas, platillos tradicionales, “pan de muerto”, dulces tradicionales y muchas otras cosas, además de que se pide orar antes de recibir el botín.

2. ¿Por qué nos enamoramos en Halloween?

La tradición irlandesa apuntaba que la noche de Halloween era perfecta para que los jóvenes conocieran a su “alma gemela”, por lo que se les animaba a realizar todo tipo de rituales y juegos para llamar a las “fuerzas del más allá” y con su ayuda encontrar “el amor verdadero”. Uno de esos juegos consistía en que las niñas predecían quien sería su esposo utilizando una col, sí una legumbre directamente salida de la reciente cosecha.

3. ¿Por qué la calabaza tallada con rostro e iluminada con una vela es el símbolo de Halloween?

En realidad todo empezó por un nabo, luego derivó en una calabaza pues su color y forma son más vistosos y festivos. Se trata de la historia de “Jack Linterna”.

Resulta que Jack era un hombre muy inteligente pero demasiado engreído, nadie lo soportaba pues se creía mejor que todo el mundo. De hecho su prepotencia era tal que una noche mientras se emborrachaba en su taberna predilecta, aseguró que nadie, ni siquiera el Diablo, podría superar su astucia; para su mala suerte el Diablo escuchó sus absurdas palabras y lo enfrentó.

El Diablo le indicó que como castigo a su soberbia debía ir con el al Infierno, pero Jack no se rindió y jugó con la inteligencia de Lucifer; como ya no tenía dinero para pagar la última cerveza que se tomó, le pidió al Diablo que se transformara en moneda para poder pagarle al dueño del bar y así poder irse (literal) al Infierno. El Diablo cayó y se convirtió en moneda, entonces Jack guardó la moneda en su bolsillo junto a un crucifijo de plata con lo que el rey de las tinieblas quedó atrapado.

Para poder salir del aprieto, el Diablo prometió a Jack dejarlo en paz un año más con tal de que lo liberara. Así lo hicieron. El año transcurrió y el Diablo regresó por Jack, entonces el astuto hombre le lanzó un reto, arrancar una manzana de un árbol ajeno, el Diablo así lo hizo, pero no se dio cuenta que Jack había tallado una cruz en el tronco del manzano. Eso le dio a Jack otra prorroga de 10 años.

Pero Jack no vivió otros 10 años. Al momento de morir Dios no le permitió la entrada al Cielo y por el pacto que había hecho con Lucifer, tampoco podía acceder al Infierno. Entonces todos acordaron permitirle vagar por el mundo alumbrando su camino con una lampara hecha a base de un nabo y una vela, desde entonces se le conoció como “Jack Linterna” o “Jack O Lantern”.

4. ¿Pero de donde viene Halloween en realidad?

Se trata de una tradición celta que tiene más de 3 mil años de antigüedad. Los celtas celebraban un festival llamado “Samhain”. Según la tradición, durante la noche del 31 de octubre desaparecía el límite entre el mundo de los vivos y el de los muertos.

Esa noche las almas de los muertos solían vagar por las aldeas y pueblos, temerosos, los celtas se “disfrazaban” con cabezas y pieles de animales muertos para persuadir a los espíritus de regresar a su mundo; así mismo se hacían todo tipo de sacrificios para tener contentos a los visitantes del mas allá.

5. ¿Por qué aprovechamos Halloween para lucir como “putas” sin que la sociedad nos critique?

Porque lo que más queremos es tener sexo y Halloween es la época perfecta para “disfrazar” nuestras verdaderas pasiones. Por cierto, el término “putas” es aplicable a hombres y mujeres en este caso.

Por @CriSzis