Futbol se resiste a cambiar “cultura homofóbica”

Estándar

Recién nos enteramos que la FIFA multó a la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) por los gritos homofóbicos que los aficionados mexicanos lanzan en los estadios a miembros del equipo rival, como el tradicional “PUTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!”.

La Femexfut dijo que se amparará para no pagar los más de 395 mil pesos a que se hizo acreedor.

El secretario general de la Femexfut, Guillermo Cantú, explicó: “… argumentamos que no es discriminatorio en el sentido en el que se pone, porque hay que entender culturalmente algunas de las palabras, algunos mexicanismos que se han ido dando y en el futbol no es la excepción”.

Luego no me sorprendió cuando escuché la opinión de los comunicadores deportivos como Inés Sainz y Christian Martinoli, quienes durante su intervención en el noticiero Hechos de la noche, propusieron a la Femexfut que mejor preparé un cheque para cada partido, pues los gritos “homofóbicos” era algo que no iba a cambiar.

Amigos y amigas pamboleros, su argumento “cultural” es equiparable a decir que como la cultura de México es machista debemos tolerar las faltas de respeto a las mujeres en la vía pública, o las agresiones verbales y físicas que sufren a manos de cavernícolas misóginos, ya saben esos gritos de “¡Mamasita!” o las nalgadas y pellizcos en el transporte público.

Supongo que como esa conducta es algo que le han enseñado a los hombres desde niños, está bien dejar las cosas como están y no sancionarla.

Ahora bien, imaginen que están en un partido de fut femenil y alguien del equipo contrario le grita “PUTAAAAAAAA!!!!” a la delantera del otro; qué sentirán sus padres, hermanos, novio, o novia ¿les parecerá divertido que se den ese tipo de expresiones?

Luego está la cuestión de preparación, algunos dicen que los aficionados al futbol no cuentan con los estudios mínimos para distinguir una conducta ofensiva, pero les aviso que no hay título o diploma que reconozca el grado de imbecilidad de las personas, la ignorancia permea más allá que el estatus económico, social e incluso nivel de estudios de los habitantes de este planeta, el otro día un periodista “serio” y experimentado me dijo: “Las trans no son mujeres y le haces como quieras”… así las cosas amigos.

Hace algún tiempo, durante el mundial de Brasil, discutía precisamente el tema del grito de “Puto!” en los estadios, mi interlocutor era el dueño de un medio digital muy importante, él decía que los gays éramos unos exagerados, resentidos sociales, entre otros calificativos, y que por eso todo lo veíamos mal, básicamente que “ningún chile nos acomodaba”.

Ya emputado, literal, le pregunté: “¿Le gustaría a usted que yo le gritará ‘puta’ a su esposa o madre, porque para mí la palabra ‘puta’ es una broma?”, de inmediato sus ojos explotaron con una mirada de odio impresionante, balbuceó y sólo pudo responder: “Pero eso es diferente, los hombres pueden defenderse, las mujeres no”, ahí lo tienen queridos amigos, estereotipos y más estereotipos.

Obviamente no pienso que esté bien gritarle “puta” o “puto” a nadie, sólo fue un ejercicio de reflexión, y funcionó.

Un gran sector de la población sigue la línea del machismo, haciendo menos a las mujeres, dudando de sus capacidades y demostrando su desprecio ante su liderazgo.

La cosa es muy simple, la “cultura” machista u homofóbica no cambiarán hasta que empiece a ser sancionada y los ciudadanos se den cuenta que sus palabras pueden ser interpretadas mal, hiriendo la humanidad y dignidad de otros.

Amigos y amigas fanáticos del balompié, relax, el mundo no se acaba porque tengan que dejar de gritar “PUTO” en los partidos, demuestren que somos parte de una especie capaz de evolucionar en nuestras conductas e inventen un nuevo grito, no sé, empiecen con leer un buen libro al mes… digo eso les podría ayudar. 

Por @CriSzis

Anuncios

TOP 5 Colby Keller, gay comunista que se está “cogiendo” a toda Norteamérica

Estándar

Hace poco intercambié tuits con Colby Keller, (sólo dos tuits jaja) su físico y su forma tan feliz de abordar la sexualidad gay me incitaron a investigar más sobre este muchacho.

Todo empezó el 23 de febrero de 2015 cuando compartí esta foto en mi cuenta de Instagram:

Colby Keller con los CockyBoys

A continuación les presento 5 de los datos más relevantes que encontré y seguro les interesarán:

  1. Es gay

Si bueno, este dato es muy básico pero importante, chequen.

Keller nació en Michigan y se crió en Texas. Estudio “arte homoerótico” y asegura que su familia siempre lo apoyo.

Cuenta que se ha sentido más discriminado por querer dedicarse al arte que por ser homosexual.

Admite que en estos momentos en EU es más normativo y mainstream ser un hombre blanco gay, que un artista.

Finalmente su pasión por el arte, las culturas y civilizaciones antiguas, sobre todo su obsesión por las tribus de indios nativos americanos, lo hicieron licenciarse en Bellas Artes y Antropología.

2. Ideología

Al ser antropólogo y definirse como comunista, un buen día de hace 1 año Keller amaneció inspirado, se deshizo de su casa y todas sus pertenencias, emprendió una campaña de financiamiento en eBay y con lo que ganó compró una furgoneta, un resistente colchón, una cámara de video, comida y señal WiFi.

Entonces emprendió una aventura, se propuso cruzar los 50 estados de EU y algunas provincias de Canadá, filmando encuentros sexuales con otros hombres que así lo desearan.

Su objetivo es demostrar que se puede hacer porno gay profesional a la sombra de la multimillonaria industria del sexo en video.

Nombró a su sexual tour: “Colby does America”

3. Éxito

Aunque su proyecto no tenía fines de lucro, resulto que además de lograr popularidad en el mundo del porno, Keller ha recaudado más de 45 mil dólares. 

La mayoría de sus fanáticos los ha obtenido vía redes sociales, y los chicos con los que ha tenido sexo los contacta por medio de Grindr o Scruff, populares redes de ligue gay.

4. No es una músculoca sin cerebro

Podría parecer que Keller es otro gay sabroso más, pero no. Cuando le preguntaron los de PlayGround ¿por qué pensamos que la gente que se dedica al porno es estúpida? el lucido varón contestó:

“Creo que los seres humanos estamos políticamente condicionados para desconfiar de todas aquellas personas que tomen decisiones diferentes de las que nosotros tomaríamos. El trabajo sexual ha sido siempre satanizado desde el preciso momento en el que se convirtió en una opción. Y una de las maneras de satanizar el sexo es asumir que, si una persona es buena en eso, debe tener alguna otra deficiencia importante. Como por ejemplo ser estúpido”, explicó.

Y continuó advirtiendo que el sistema no quiere personas conscientes, reflexivas y sexualmente satisfechas. Nos quiere ver tristes, vacíos, celosos y con ganas de traicionar al de al lado por un poco de confort extra… KBOOOM!

Además de esta demostración de lucidez, destaca su altruismo. Antes de emprender su aventura pornográfica, Keller donó todos sus libros y buena parte de ellos fueron a parar al Museo de Arte Contemporáneo de Baltimore.

Confiesa amar la lectura, lee de todo, sobre todo textos cortos publicados en revistas como Granta, Hello Mister o Harper’s.

5. El porno sería mejor si…

Según Keller, el porno sería mejor si fuera gratis. Por eso se despojó de todas sus posesiones materiales, su trabajo e incluso su cuerpo. Él no tiene precio.

“No hay nada más político que un cuerpo”, afirma.

Keller indica que estamos moralmente obligados a encontrar un sistema de organización mejor que el capitalismo, que viola el planeta entero para proveer de un inmenso confort material a unos pocos mientras la gran mayoría sufre. Ser comunista en 2015 es básicamente saber que necesitamos un cambio para sobrevivir.

Por @CriSzis

Yo, el dictador gay

Estándar

El día de ayer se hizo viral un video lamentable, compartido por el grupo homofóbico “¡Dilo Bien!”, en el que Carlos Ramírez, licenciado en Derecho por la Universidad La Salle, avienta billetes con los colores del arco iris al ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales, por “venderse” a la “dictadura gay” y apoyar la legalización del matrimonio igualitario y la adopción gay.

VIDEO: Homofóbico llama vendido a presidente de la SCJN por ceder ante “dictadura gay”

Estuve a punto de reírme, pero luego me di cuenta de las enormes implicaciones mediáticas de tan lamentables escenas.

Primero esta el odio. ¡Dilo Bien! logra con su acción difundir el odio contra los miembros de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans), específicamente contra las lesbianas y gays.

Al ponernos en una posición de “poder” calificándonos de “dictadura” y relacionando nuestro movimiento con el de Franco (dictador español) o Fidel Castro (dictador cubano), la población piensa: “claro los gays y lesbianas tienen mucho poder y quieren hacer su santa voluntad”.

Les voy a aclarar porque los gays y lesbianas no somos dictadores. Estudios realizado por Copred, Conapred y la ONU, entre otros, nos señalan como uno de los grupos más vulnerables pues no tenemos igualdad de derechos, como el derecho a casarnos y formar una familia, entre muchos otros.

Aún peor, la Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia (CCCOH) informó que alrededor de 190 homosexuales, lesbianas y transexuales han sido asesinados víctimas de ataques violentos a manos de personas que no toleran su orientación sexual, expresión o identidad de género, esto el año pasado.

Así que no, no podemos ser dictadores, los dictadores son asesinos no víctimas. Y nosotros, léanlo bien, NO QUEREMOS ASESINAR A NADIE.

Segundo, el miedo. ¡Dilo Bien! infunde miedo en la comunidad gay (entiéndase que aquí entran lesbianas y homosexuales), pero también entre aquellos que se “atrevan” a mostrar su apoyo o trabajar por la igualdad de derechos.

Al final del ataque, Ramírez advirtió al presidente de la SCJN que esa era la “última llamada” y antes, en un comunicado donde incluso llamaron al presidente de México Enrique Peña Nieto, “solapador” de la “dictadura gay”, fueron enfáticos al informar que si los seguían ignorando llevarían a cabo acciones que nadie podría ignorar.

¿Es en serio? En un país como el nuestro, bañado por la sangre de miles de personas ¿necesitamos más violencia?

No se trata señores homofóbicos, de empezar una guerra contra los gays y lesbianas. Ustedes seguirán teniendo los mismos derechos, nada se les va a arrebatar, simplemente ahora gays y lesbianas accederán a lo que de por sí el Derecho les garantiza, entonces todos seremos iguales.

Tercero, la ignorancia. El movimiento contra el matrimonio igualitario y la adopción gay está empapado de ignorancia. Sus argumentos carecen de sustento científico y lógico ¿Por qué?

La respuesta es la religión. Este tipo de acciones siempre son protagonizadas por miembros de asociaciones religiosas, en el caso de Carlos Ramírez, es egresado de La Salle, que por sí no lo saben es una universidad de inspiración cristiana, que sí bien por compromiso dice respetar la diversidad, oficialmente condena la homosexualidad, el aborto, etc.

Otros grupos, como los organizadores de la marcha #JaliscoEs1xLosNiños, son formados por católicos, cristianos y evangélicos que aunque siempre están despotricando entre sí, encontraron en la legalización del matrimonio igualitario la mejor oportunidad para unirse y demostrar su “fuerza”.

Dicen que los gays y lesbianas destruiremos la familia, pero no se dan cuenta que al contrario, la figura de la familia será enriquecida y fortalecida.

Dicen que las uniones entre gays y lesbianas no debe llamarse “matrimonio”, cuando el significado de muchas de las palabras y términos que utilizamos hoy en día han evolucionado.

Se preguntan que cómo vamos a explicar a un niño el hecho de que tenga dos mamás o dos papás, pero no se preguntan como explicarle que fue abandonado y no tendrá ni lo uno ni lo otro, si nadie lo adopta.

Aseguran que las relaciones homosexuales son antinaturales, dicen que porque el ano es para defecar. Pero ellos sí, solapan a curas pederastas, monjas violentadoras sexuales de niñas y niños, y otras prácticas del ocultismo sexual.

Argumentan que los gays y lesbianas son un grupo muy pequeño y que por eso no deberían tener derecho al matrimonio y la adopción. Pero ese argumento va en contra del Derecho en sí, pues el Estado no debe proteger a las mayorías, sino a los individuos.

Finalmente sólo tengo algo que decir, a manera de sentencia, ya que soy un “dictador gay” y eso hacemos los dictadores gays:

No importa que griten, pataleen o hagan berrinche. México es un estado laico y su deber es proteger a cada individuo por insignificante que parezca a otros. Los gays y lesbianas podemos ser pocos y parecer insignificantes, pero somos ciudadanos que trabajamos duro, pagamos impuestos y queremos compartir nuestra felicidad con el mundo. En Paz.

Los quiere @CriSzis

Orgullo Gay: ser un PUTO feliz

Estándar

Antes de la emblemática marcha del orgullo gay de mi ciudad, la capital de México, quiero compartir con ustedes mis razones para salir a la calle y hacer visible mi homosexualidad.

Recuerdo que cuando tenía unos 8 años me enamoré por primera vez. Su nombre era Francisco, un niño que llegó de intercambio a mi escuela.

A esa edad no tenía nociones de discriminación, no sabía de crímenes de odio y jamás nadie me había rechazado por ningún motivo.

Recuerdo que me inventaba cualquier pretexto para estar cerca de él y cuando mi hermana se dio cuenta de mis sentimientos, sólo me dirigió una sonrisa cómplice.

Pero todo cambió al crecer. Ya en la adolescencia fui testigo del odio, la aberración y el asco que los homosexuales provocamos a ciertos grupos de personas.

A los 14 empecé a temer por mi seguridad, intentaba ocultar lo obvio y decidí fingir ser otro adolescente, uno al que le atraían las mujeres.

Durante la preparatoria tuve que reprimir mis deseos sexuales y me conformé con las chaquetas (literal) mentales, todas las noches en mi habitación .

En la universidad mis encuentros sexuales con otros varones eran siempre a escondidas, en los baños, en nuestras casas mientras nuestros padres no estaban, en el bosque. Para dar un simple beso teníamos que asegurarnos de que nadie nos observaba.

Pero un día desperté luego de un hermoso sueño. En mi sueño me atreví a dar mi primer beso a Francisco, pasados los años nos hicimos novios, nuestras familias nos cuidaban como pareja; asistimos a fiestas familiares, terminamos juntos nuestras carreras y nos casamos en una pequeña boda en el campo.

Fue entonces que decidí que mis sueños se tenían que volver realidad. Salí de mi casa, fui a la universidad y llevé al que entonces era mi novio a “Las Islas”, en Ciudad Universitaria (donde estudiábamos).

Nos acostamos en el pasto a platicar y sin decirle nada, rodé hasta quedar encima de él y le planté el beso más dulce que he dado en toda mi vida.

Ahí, frente a decenas de parejas universitarias heterosexuales. CU es un ambiente muy amigable con la diversidad, así que no pasó mucho.

Luego, fui a clases y les dije a mis mejores amigas (Ady y Liz), “Soy gay”, me respondieron: “Ya lo sabíamos y te queremos tal como eres”.

Llegué a casa y se los dije a mis padres, les costó unos meses pero me aceptaron y hoy en día me aman igual que a mis otros hermanos.

Salí a la calle y decidí que nada me detendría para ser el hombre que quiero ser, un “puto pleno y feliz”.

Por qué “puto” se preguntarán. Durante todos esos años de crecimiento, al enterarme de la homofobia, lo que más me dolía escuchar cuando la gente se refería a nosotros los homosexuales, era que nos llamaban “jotos”, “maricas”, “maricones”, y por su puesto “putos”.

Decidí aceptar que soy un “puto”, no por lo que ellos piensan que significa. Decidí que lo más importante era el significado que uno asigna a las palabras. Si quieres que te lastimen lo harán, pero uno mismo tiene el poder de resignificar las palabras y utilizarlas para lo que queramos.

Desde entonces para mi, “PUTO” significa: “Persona Única Totalmente Orgullosa de quien es”.

Por eso este 27 de junio desde el Ángel de la Independencia y hasta el zócalo de la Ciudad de México, marcharé porque me siento feliz, tengo a mi familia que me ama, a mis amigos que siempre están a mi lado y a los nuevos amigos que cada día me dan la oportunidad de sonreír.

También marcho por todos los que siguen pronunciando la palabra “PUTO”, porque gracias a ellos soy un tipo fuerte, valiente y cada día mejor.

Por @CriSzis

born

Billy Crystal no es homofóbico; fue víctima de “caza likes”

Estándar

Billy Crystal fue víctima de los jefes de información y redactores que saben que así como el sexo, hoy en día:

Los gays vendemos

Hace unos días fuimos testigos de la polémica causada por algunos comentarios del actor Billy Crystal, uno de los comediantes emblemáticos de Hollywood.

Crystal dijo durante una entrevista en Pasadena, California, que últimamente había mucho contenido gay en la televisión y que por favor “dejaran de ponerle sexo gay en sus narices”. Trasciende que el actor fue uno de los primeros en interpretar un rol homosexual en la televisión, para la serie Soap (1977-1981).

Luego tuvo que aclarar todo, dijo que en realidad estaba en contra de todas las escenas de sexo “gratuitas” en televisión, se tratara de sexo homosexual o heterosexual. Es decir está en contra del ya épico: “el sexo vende”.

Y es que los jefes de información regidos por la “caza de likes” siempre que escuchan o leen “sexo”, “gay”, “homosexual” u otro término relacionado, corren a sus computadoras para ver cómo lograr un buen encabezado sin importar que lo cambien hasta lograr comunicar algo totalmente distinto a lo que el personaje público o celebridad quisieron decir en realidad.

Es cierto que el sexo vende pero también los gays, sobre todo actualmente. Billy Crystal ironizó al respecto, ese es su trabajo como comediante. Los gays no nos sentimos ofendidos con sus comentarios, nos reímos de ellos pues tenemos buen sentido del humor y no tenemos porque creer que todo el mundo está en nuestra contra.

Además Crysyal dijo algo con lo que muchos gays coincidimos al ver los contenidos LGBT en televisión. A veces son productos muy pobres, que sólo alimentan el morbo de los espectadores heterosexuales sin ofrecerles buenas historias. Estas series de televisión, películas y otros, que muestran lo más básico de la sexualidad entre hombres gays o mujeres lesbianas, escenas de sexo sin sentido, klichés que ya estamos cansados de ver, lugares comunes y referencias pobres a la verdadera “cultura gay”.

A continuación 10 cosas a tomar en cuenta antes de “enchilarse”

1. Billy Crystal piensa que hay mucho sexo gay en televisión.

2. Tiene derecho a decirlo.

3. Tiene derecho a cambiar de canal.

4. No está censurando a nadie.

5. Los gays no caemos tan fácil en este juego.

6. No vamos a odiar a Billy Crystal porque un jefe de información nos de una versión modificada de los hechos.

7. Los gays tenemos sentido del humor, sabemos reírnos, somos felices y amamos a nuestros semejantes (LOL).

8. Con este tipo de encabezados y versiones se fomenta la homofobia.

9. Jefes de información, sí quieren vender su nota contraten Community Managers o bots como lo hacen todos esos sitios de noticias “sorprendentes”.

10. No mamen

Ahora bien se preguntarán ¿por qué se fomenta la homofobia? Muchos argumentaran que estuvo bien la “denuncia” contra los comentarios de Billy Crystal pero no. Crystal no es un activista religioso o conservador que luche en contra de los derechos de los LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans), se trata de un comediante que hace chistes sobre la nuestras realidades y problemáticas.

Cuando alguien intenta poner en “boca de los gays” que sus comentarios nos pueden herir, propagan la idea de que somos personas muy “delicadas”, “especiales”, “enojones”, que “ningún chile nos acomoda”, que somos belicosos, que siempre queremos pelear, que somos paranoicos y que deben tener cuidado con nosotros.

Así que por favor jefes de información, recuerden su misión en la Tierra, escuchen bien, pregunten dos veces y sólo después intenten crear polémica.

Alguna vez una editora me dijo: “Ten mucho cuidado con los lectores gays, son bien ‘delicaditos'”. No señora majhadera, no somos “delicaditos”, usted es una reverenda pendeja poco profesional.

Por @CriSzis

Papa Francisco advierte que gays casados no están en el plan de Dios… ah ok

Víctor Manuel Aguirre Espinoza y Víctor Fernando Urìas Amparo con CriSzis
Estándar

Durante su visita a Manila, Filipinas, el Papa Francisco dijo que el matrimonio entre personas del mismo sexo amenaza a las familias del mundo.

Indicó que se trata de una “colonización ideológica” con la que se debe “tener cuidado porque intenta destruir a la familia”, enfatizó.

Según el Papa, los esfuerzos de las organizaciones civiles y gobiernos del mundo en torno a la legalización del Matrimonio Igualitario representan un poderoso obstáculo para el plan de Dios: “la creación”.

Las declaraciones del Papa se dieron durante momentos en que el Gobierno de Filipinas busca aprobar una ley de planificación familiar bajo la cual los centros de salud pública estarían obligados a impartir educación sexual y entregar anticonceptivos. De las 100 millones de personas que viven en Filipinas, el 80 por ciento son católicos. La Iglesia Católica de ese país ha bloqueado proyectos similares desde hace 13 años, a pesar del acelerado crecimiento poblacional.

En México grupos de la sociedad civil con influencia religiosa como la Coalición de Familias de Baja California A.C., luchan para impedir que las autoridades de sus estados no legislen en torno a la figura jurídica del Matrimonio Igualitario, con la que los homosexuales se podrían casar como los heterosexuales, adquiriendo todos los derechos y obligaciones.

En el caso de Baja California, desde 2013 una pareja gay no ha podido unirse en matrimonio a pesar de contar con un amparo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Según Víctor Manuel Aguirre Espinoza y Víctor Fernando Urías Amparo, la pareja afectada, esto en gran parte debido a la presión de grupos religiosos y la complicidad del gobierno local dirigido por el PAN, con claras tendencias conservadoras.

Ver también: Rostro de la homofobia en Mexicali se esconde tras cubrebocas 

Con estas declaraciones el Papa pisa terreno peligroso, pues si bien la religión es parte importante de los ciudadanos del mundo, las leyes superan los preceptos religiosos para garantizar derechos a todas las personas.

Es lamentable que un líder no sólo religioso, sino político como lo es el Papa Francisco, se decante hacia un lado de la balanza que busca marginar a los homosexuales, negándoles el acceso a formar un hogar, una familia o una vida en pareja a través de la figura jurídica del matrimonio. Los gays no pedimos a la Iglesia que nos permita hacer bodas religiosas, exigimos que dejen de fomentar un discurso en contra de nuestros derechos.

*En la foto principal de esta entrada aparecen Víctor Manuel Aguirre y Víctor Fernando Urías con CriSzis, durante su visita al Congreso de la Unión en la Ciudad de México.

Por @CriSzis

Ah ok...

Ah ok…

Baja California podría convertirse en el 3er estado de México con Matrimonio Gay

Víctor Manuel Aguirre Espinoza y Víctor Fernando Urías
Estándar

El día de hoy el abogado José Luis Márquez Saavedra ha informado que 13 parejas gays han solicitado un amparo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para poder casarse en Baja California.

De otorgarse al menos 5 amparos, los legisladores de ese estado fronterizo se verían obligados a legislar sobre el Matrimonio Igualitario, figura jurídica que permite a los homosexuales casarse como lo hacen los heterosexuales, con todos los derechos y obligaciones que esta unión conlleva.

Pongan mucha atención al término que utilicé: “obligados”, lo hice porque el estado de Baja California ha mostrado poca disposición a acatar lo ya dispuesto por la SCJN, que sentenció que prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo es “inconstitucional”.

Un ejemplo es el caso de Víctor Manuel Aguirre Espinoza y Víctor Fernando Urías, quienes desde el 2013 han intentado casarse, la última vez fue en noviembre pasado cuando todo estaba listo para su enlace en el Ayuntamiento de Mexicali. Sin embargo las autoridades hicieron “circo, maroma y teatro” para impedírselos. A continuación la nota: Gays no se casan en Mexicali porque ni Dios ni el PAN lo quieren

Finalmente se ha anunciado que este 10 de enero a las 14:30 horas, Víctor Manuel y Víctor Fernando serán recibidos en el ayuntamiento de Mexicali donde el juez los unirá en matrimonio.

Al respecto el alcalde de dicha ciudad Jaime Rafael Díaz Ochoa, advirtió que siempre y cuando se respete el proceso de unión la boda podrá llevarse a cabo.

Y pues nada debemos estar atentos a 7 puntos:

Primero, alguien debería recordar al alcalde Díaz Ochoa que no por ser del PAN está sobre la autoridad de la SCJN y por lo tanto al seguir impidiendo el matrimonio entre homosexuales está violando la ley. Su actitud francamente subversiva debería poner la lupa sobre toda su administración, pues este tipo de conductas son la señal de otras que ponen en riesgo la seguridad y bienestar de los habitantes de Mexicali.

Segundo, esperemos que no se den falsas alarmas de bombas o incendios, que nadie atente contra la vida de los asistentes a la boda gay o que las autoridades decidan que un grupo de cristianos que protesten a las puertas del ayuntamiento sea razón suficiente para ignorar la sentencia de la SCJN.

Tercero, veamos que la pareja sea tratada con dignidad y respeto, que no se les haga esperar más de lo acostumbrado en un procedimiento de esta naturaleza y que se les atienda como a cualquier pareja de ciudadanos que deciden contraer matrimonio.

Cuarto, observemos la sentencia de la SCJN sobre las 13 solicitudes de amparo de parejas de Baja California. Los gays y lesbianas de ese estado necesitan ganar 5 de los 13 amparos para que entonces los diputados locales legislen en torno del Matrimonio Igualitario.

Quinto, sería muy bueno que al finalizar la ceremonia civil, el alcalde de Mexicali felicitara a los enamorados y anunciara que las otras parejas que han presentado amparos serán bien recibidas en las oficinas del ayuntamiento ¿Por qué? Porque se trata de un momento histórico para la ciudad y para el estado de Baja California, como tal Díaz Ochoa debe darle la importancia y estatus merecidos, además de que con ello podría corregir su actitud inicial de irrespeto hacia la ley.

Sexto, de legislar y aprobar el Matrimonio Igualitario, Baja California se convertiría en la tercer entidad de México en la que los gays y lesbianas pueden casarse como lo hacen los heterosexuales. Esto es, disfrutando de todos los beneficios, como el derecho a heredar, adoptar, compartir seguridad social, etc. Actualmente el D.F. y recientemente Coahuila son las únicas entidades en donde los homosexuales pueden acceder al derecho universal de formar una familia y contar con reconocimiento jurídico.

Séptimo, recordemos que la institución básica de la sociedad es el matrimonio, a través de él los ciudadanos pueden apoyarse para lograr metas conjuntas. A quienes dicen que la meta del matrimonio es la reproducción, dos cosas: existen parejas heterosexuales estériles o que no tienen interés en reproducirse; por otro lado los gays y lesbianas son biológicamente igual de capaces que los heterosexuales para reproducirse, por si esto fuera poco, muchos matrimonios gays se deciden por la adopción y así cuidan de niños que por diversas causas no pudieron ser criados por sus padres heterosexuales.

Agreguen los que me faltaron.

Por @CriSzis