Orgullo Gay: ser un PUTO feliz

Estándar

Antes de la emblemática marcha del orgullo gay de mi ciudad, la capital de México, quiero compartir con ustedes mis razones para salir a la calle y hacer visible mi homosexualidad.

Recuerdo que cuando tenía unos 8 años me enamoré por primera vez. Su nombre era Francisco, un niño que llegó de intercambio a mi escuela.

A esa edad no tenía nociones de discriminación, no sabía de crímenes de odio y jamás nadie me había rechazado por ningún motivo.

Recuerdo que me inventaba cualquier pretexto para estar cerca de él y cuando mi hermana se dio cuenta de mis sentimientos, sólo me dirigió una sonrisa cómplice.

Pero todo cambió al crecer. Ya en la adolescencia fui testigo del odio, la aberración y el asco que los homosexuales provocamos a ciertos grupos de personas.

A los 14 empecé a temer por mi seguridad, intentaba ocultar lo obvio y decidí fingir ser otro adolescente, uno al que le atraían las mujeres.

Durante la preparatoria tuve que reprimir mis deseos sexuales y me conformé con las chaquetas (literal) mentales, todas las noches en mi habitación .

En la universidad mis encuentros sexuales con otros varones eran siempre a escondidas, en los baños, en nuestras casas mientras nuestros padres no estaban, en el bosque. Para dar un simple beso teníamos que asegurarnos de que nadie nos observaba.

Pero un día desperté luego de un hermoso sueño. En mi sueño me atreví a dar mi primer beso a Francisco, pasados los años nos hicimos novios, nuestras familias nos cuidaban como pareja; asistimos a fiestas familiares, terminamos juntos nuestras carreras y nos casamos en una pequeña boda en el campo.

Fue entonces que decidí que mis sueños se tenían que volver realidad. Salí de mi casa, fui a la universidad y llevé al que entonces era mi novio a “Las Islas”, en Ciudad Universitaria (donde estudiábamos).

Nos acostamos en el pasto a platicar y sin decirle nada, rodé hasta quedar encima de él y le planté el beso más dulce que he dado en toda mi vida.

Ahí, frente a decenas de parejas universitarias heterosexuales. CU es un ambiente muy amigable con la diversidad, así que no pasó mucho.

Luego, fui a clases y les dije a mis mejores amigas (Ady y Liz), “Soy gay”, me respondieron: “Ya lo sabíamos y te queremos tal como eres”.

Llegué a casa y se los dije a mis padres, les costó unos meses pero me aceptaron y hoy en día me aman igual que a mis otros hermanos.

Salí a la calle y decidí que nada me detendría para ser el hombre que quiero ser, un “puto pleno y feliz”.

Por qué “puto” se preguntarán. Durante todos esos años de crecimiento, al enterarme de la homofobia, lo que más me dolía escuchar cuando la gente se refería a nosotros los homosexuales, era que nos llamaban “jotos”, “maricas”, “maricones”, y por su puesto “putos”.

Decidí aceptar que soy un “puto”, no por lo que ellos piensan que significa. Decidí que lo más importante era el significado que uno asigna a las palabras. Si quieres que te lastimen lo harán, pero uno mismo tiene el poder de resignificar las palabras y utilizarlas para lo que queramos.

Desde entonces para mi, “PUTO” significa: “Persona Única Totalmente Orgullosa de quien es”.

Por eso este 27 de junio desde el Ángel de la Independencia y hasta el zócalo de la Ciudad de México, marcharé porque me siento feliz, tengo a mi familia que me ama, a mis amigos que siempre están a mi lado y a los nuevos amigos que cada día me dan la oportunidad de sonreír.

También marcho por todos los que siguen pronunciando la palabra “PUTO”, porque gracias a ellos soy un tipo fuerte, valiente y cada día mejor.

Por @CriSzis

born

Anuncios

TOP5 Pasos para masajear la próstata

Estándar

Existen varias razones por las que todos los hombres debemos aprender a darnos masaje en la próstata.

La primera es porque aumenta el flujo sanguíneo de la glándula prostática, lo que mantiene su funcionamiento normal.

La segunda es que los masajes liberan toxinas que de otra forma se acumularían provocando dolor y malestar.

La tercera es muy importante. Al dar masaje regular podemos percatarnos de cambios de tamaño en la próstata, detectando de manera temprana prostatitis o cáncer.

Y otra razón valida para hacerlo es que se siente rico.

A continuación los 5 pasos para realizar un buen masaje de próstata:

1. Debido a que el masaje de próstata puede estimular tus ganas de ir al baño, lo mejor es que ya hayas evacuado y tomado un baño caliente. El agua caliente ayudará a relajar la zona anal.

Seguro de que estas totalmente limpio y relajado, ponte cómodo. Sugiero que te des el masaje antes de dormir.

2. Aunque puedes usar un masajeador especial, también lo puedes hacer con tus dedos.

Usa guantes de látex o en su defecto un condón. Esto te protegerá de contraer alguna infección.

3. Usa mucho lubricante. Además de que estás haciendo algo por tu salud, seguro sentirás muy rico mientras realizas el masaje prostático, así que asegúrate de disfrutar la experiencia al máximo.

4. Introduce el dedo medio en el ano, poco a poco, no se trata de ser brusco contigo mismo.

Frota yendo y viniendo hasta que todo el dedo este bien adentro del ano.

La próstata se encuentra a unos 2 o 3 centímetros de profundidad rectal en dirección al pene, llegando a ese punto el dedo debe apuntar ligeramente hacia arriba.

5. Finalmente frota suavemente la próstata mientras contraes y liberas los músculos del esfínter.

Un buen masaje prostático dura de 20 a 30 minutos, pero para llegar a esos tiempos deberás practicar algunas semanas antes de sentirte lo suficientemente cómodo.

NOTA: Se recomienda que des este masaje a tu próstata por lo menos una vez a la semana.

A continuación un video que les ayudará a entender lo descrito anteriormente:

Por @CriSzis

Caitlyn Jenner, una mujer con muchos pantalones

Estándar

Hoy todos nos vimos sorprendidos con la portada de la revista Vanity Fair a cargo de la prestigiada fotógrafa Annie Leibovitz, quien mostró la espectacular transformación de Bruce Jenner en Caitlyn Jenner.

El medallista olímpico y padrastro de las Kardashian, había dicho que tardó mucho tiempo en decidirse a emprender su proceso de transición sexual pues temía al escarnio público a través de los medios de comunicación.

Sin embargo, dejo atrás sus miedos y demostró que es una mujer con muchos pantalones.

Hace unos días sostuve una conversación telefónica con Alaska del dueto Fangoria, ella me dijo que cree que “cualquier persona que día a día vive su propia realidad con valor tiene más mensaje que cualquiera que hable por ellos”.

Lean más en: Alaska: No soy como Bono para dar mensajes a la humanidad

Esas palabras fueron lo primero que llegó a mi mente cuando vi a Caitlyn Jenner, sexy, audaz, feliz.

Llega un momento en la vida de cada ser humano en el que se presenta la oportunidad de vivir plenamente. Frente a nosotros se abre la puerta de la felicidad por unos instantes, entonces uno decide dar el primer gran y difícil paso, después de eso todo es historia.

Creo sin temor a equivocarme, que hoy Caitlyn dio el primer paso para ella misma, pero también para una gran parte de la población trans (transexual y transgénero) que viven aún con cierto miedo a la incomprensión en todo el continente americano.

Lo de Jenner fue ese tipo de acciones que logran más que una marcha anual, el “pride” e incluso algunas propuestas de ley.

Al salir sonriente en la portada de Vanity Fair, Caitlyn envió un poderoso mensaje de respeto a sí misma y de orgullo. En ella miles de mujeres trans verán reflejado el resultado de años de lucha, desprecio y violación a sus derechos.

¿Es valido que Caitlyn Jenner se convierta en rostro de la lucha trans? Sí, aunque sin demeritar las décadas de trabajo de activistas, como sea Jenner hizo visible su transformación en uno de los ambientes más prejuiciosos, el del espectáculo.

Sabía que tenía mucho que perder y decidió enfrentar con valor al monstruo mediático de los tabloides, blogueros burlones, tuiteros despiadados, y hasta políticos conservadores que verán en ella una excelente herramienta para advertir que “el fin se acerca”.

Imaginen ustedes que su padre decide iniciar su proceso de transición, imaginen a toda su familia, vecinos y amigos hablando de ello, imaginen que habrá imbéciles ignorantes que decidan alejarse de ustedes, imaginen que algún grupo de resentidos les avienta un huevo por ser hijos de una mujer trans, imaginen que a alguien se le ocurre llevar más lejos sus ataques.

Todo eso multiplíquenlo por 100 mil y tal vez entiendan lo que significa para Caitlyn Jenner y su familia una bella portada de revista.

No soy ingenuo, se que sabrán sacarle provecho a todo esto, pero eso no libra a los Jenner y Kardashian de ataques mediáticos y sería injusto no pedir que respeten sus derechos sólo por ser famosos. Todos tenemos derechos, sin importar de donde vengaos y hacia donde nos dirijamos.

Me pongo de pie y le brindo un aplauso a la bella e impactante Caitlyn Jenner.

Por @CriSzis