Gays clasistas podrían destruir lo construido

Estándar

La semana pasada fui invitado por la Red Ciudadana por la Diversidad Sexual a participar en el Conversatorio: “La reproducción de estereotipos LGBT en medios de comunicación” en la Universidad del Claustro de Sor Juana de la Ciudad de México. Hablé junto a personalidades como mi querida Ophelia Pastrana.

ophe

Aunque la mayoría en la mesa de diálogo luchaba por erradicar los estereotipos gays, yo decidí defenderlos.

Creo que los estereotipos nos dan identidad y son parte de los ingredientes necesarios para construir más allá de una cultura gay, una Cultura Queer; inclusiva, que reconozca la diversidad, pero en todos los sentidos.

Y es que fue muy aburrido escuchar los clásicos argumentos en contra de los gays afeminados, delicados, sensibles. Hubo quien hasta advirtió que les “partiría la madre”.

Desde mi posición de hombre homosexual que acepta su lado femenino y lo abraza con orgullo, detecte que el problema radica en el machismo y la misoginia, conductas que contaminan todas las esferas de la vida en Latinoamérica.

En países como México ser mujer es sinónimo de incapacidad, ridículo, incompetencia, indefensión, debilidad, y hasta invisibilidad.

Ophelia Pastrana dijo que nos han enseñado a avergonzarnos nuestra parte femenina porque ser mujer representa una desventaja rotunda. “¡Pareces vieja!”, todavía gritan en escuelas, parques y hasta ambientes laborales cuando un hombre demuestra miedo, por ejemplo, con lo que asumimos que el miedo es una conducta primero vergonzosa y luego, exclusiva “cometida” por mujeres.

Mi conclusión al respecto es qué dentro de los estereotipos gays, el afeminado, “jotita”, “pasiva”, “maricón”, o como le quieran llamar, debe ser defendido primero porque representa el lado más femenino del colectivo homosexual, luego porque sería una forma de reivindicar nuestro reconocimiento al sexo femenino tan desprotegido en la sociedad, y finalmente porque “jotear” es nuestra marca registrada. (“Jotear”, es un comportamiento gay. Se trata de lenguaje femenino exagerado y toda una serie de expresiones para comunicarse de forma divertida)

Quien con gracia domine el arte de “jotear”, podría fácilmente dominar al mundo.

Luego entonces, cuál es el problema real. De hecho el problema real es el clasismo gay. Si bien la homofobia es un problema latente en todo el mundo, cuando los gays se encuentran en ambientes de vida tolerantes y hasta seguros, comienza el fenómeno de la discriminación entre gays.

En la Ciudad de México se dice que vivimos en una “isla de derechos”, y en cierta medida es verdad. Esto provoca que el grupo de gays más favorecidos económica y socialmente, sientan que la lucha ya está ganada y que los activistas son un grupo de ancianos renegados. Incluso dentro de las universidades existen quienes llegan a pensar que las cifras arrojadas por encuestas de discriminación son inventadas.

Esos gays creen que el problema ya está resuelto y sin sacar sus cabezas de la madriguera gay, comienzan a discriminar para adentro.

Son ellos los que dictan el buen comportamiento de todo hombre homosexual. Son ellos los que pregonan descarados: “Esta bien que nos gusten los hombres, pero no por eso dejamos de ser hombres”. Como si al “jotear” o ser afeminados estuviéramos olvidando nuestra dignidad masculina.

Esos gays también discriminan a los pobres, a los que no pudieron estudiar la universidad, que no van al gimnasio, que no gastan su dinero en videojuegos o ropa de Dolce&Gabbana, que no se codean con los youtubers de moda y no han viajado por todo el mundo.

Tampoco quieren a los homosexuales pasivos (hombres que son penetrados durante las relaciones sexuales entre varones), “pasivas” les dicen. Pues como sus mamás aprendieron y luego les enseñaron, “la que se deja meter la (verga) pierde”.

Ahora bien, como en cualquier grupo social, entre gays lo que más importa es el estatus económico. El que más dinero tiene, más valioso es.

Si tienes dinero no importa que seas afeminado, inculto, estéticamente desagradable y no leas ni los horóscopos. Si tienes dinero simplemente serás reconocido “el mejor gay de la ciudad”.

México es un país clasista, nos definimos a partir del dinero, mientras lo tengas lo demás sale sobrando, incluso si eres un “gay retorcido”, casi “una loca”. El dinero paga el respeto de los que más te desprecian. Si compras un lugar dentro de un grupo social respetable ya la hiciste.

Y como resultado, el clasismo gay es aún más ruin que el general. Pues provoca que entre una comunidad ya de por sí vulnerable, nos lastimemos los unos a los otros hasta destruirnos. Defender los estereotipos gays podría ser el primer paso hacía la emancipación de la subcultura gay y la integración social.

Cuando los gays hablamos de estereotipos nos mordemos la lengua y nos sangra la boca. Más que tratar de eliminarlos, debemos abrazarlos y defenderlos del ataque. Una buena forma de hacerlo es comenzar por nosotros mismos y dar el giro a ciertos términos que escuchamos desde niños.

Si te dicen, responde:

– “¡Pareces niña!”

R. “Sí ¿algún problema?”

– “¡Lloras como vieja!”

R. “Lloro porque se me da la gana”

– “¡Pinche puto!”

R. “¡Gracias guapo!”

Hay que darle la vuelta a las agresiones, demostrar a nuestros detractores que con sus ofensas lejos de lastimarnos nos hacen más fuertes y felices.

Cuando nos digan “jotitas”, demos gracias porque es tanta nuestra influencia en sus tristes vidas, que a la menor provocación nos reconocen.

Seamos conscientes que para ellos somos sus referentes, sus líderes de la moda, sus gurús del estilo, sus mejores amigos y de ahora en adelante un grupo de estereotipos listos para hacer de esta sociedad la generación más colorida y plena que se haya conocido en la historia de la humanidad.

Pero sobre todo, reconozcamos que construir divisiones entre nosotros no ayuda a nadie. Algunos gays dirán que no pertenecen a una “comunidad” y lo entiendo, pero la división no les ayudará tampoco a lograr sus objetivos individuales.

Al rechazarnos entre nosotros tarde o temprano pagaremos por arrogantes y descubriremos que sí bien somos individuos, vivimos en sociedad.

Y recuerden jamás llamar a la violencia. Aquellos que optan por responder con la misma piedra a sus agresores, están aún más atrasados en la historia. Debemos ir un paso más adelante, responder con mejores argumentos, ser felices y siempre sonreír.

Por @CriSzis

Somos lo mejor!

Anuncios

19 comentarios en “Gays clasistas podrían destruir lo construido

  1. Llaman Calle

    Pues muy de acuerdo con usted señor Cristian, pero para mi la palabra “jotear” me parece despectiva, no considero que los gays afeminados deban identificarse con esta palabra (“Joto”) Pienso que si queremos respeto llamemos las cosas como son y no utilizando los términos repulsivos que usan los abusadores.

    Le gusta a 1 persona

    • Sucede que es una idea que funciona muy bien. En EU por ejemplo, se les llamaba “queers” a los gays, es un término muy parecido a “joto”, ellos le dieron la vuelta al significado y ahora ya no es un insulto. Es mi propuesta hacerlo aquí también.

      Me gusta

  2. Alex

    la necesidad humana de clasificar todo lo que le rodea es lo que devenga en este tipo de estereotipos, ciertamente la cultura gay es clasista por que, considero que nos hemos jugado mucho para llegar hasta donde estamos y quizá el hecho de que por unos paguemos todos como es costumbre en México juzgar sin conocer aún entre miembros de una comunidad. En lo que a jotear se refiere es divertido y aceptado socialmente finalmente las opiniones negativas son necesarias para valorar las positivas; consideró también el hecho de que los homo debemos y tenemos la obligación de educar acerca de nuestra cultura a los demás simplemente en el término gay es una etiqueta pues si bien es cierto que todo gay es homosexual, pero no todo homosexual es gay. Que sea feliz el que quiera ser gay y también el que no simplemente recordemos las palabras de Juárez, entre individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es La Paz.

    Le gusta a 1 persona

  3. Cristian Donají Morán Araujo

    El artículo es bueno, considero que retoma puntos muy importantes de la sociedad actual, en especial la carencia de criterio no sólo de la comunidad sino de la población en general…
    Profundizando sobre la comunidad quisiera hacer hincapié en que un ser humano es único, por ese mismo hecho nunca debe ser reprimido… Somos color y alegría, por el simple hecho de enfrentarnos a una sociedad que antepone su “normalidad” ante nuestro estilo de vida… Porque aparentar ser algo que cae en lo “normal”, cuando no lo somos, debe existir una mentalidad más abierta a lo que nosotros mismos consideremos orgullo de ser “diferentes”…
    Ojo… Legalmente necesitamos los mismos derechos y oportunidades… Pero el estilo de vida no es el mismo… Tanto existen personas que desean ser monógamos como los poliamorosos… Respetemos las decisiones y aceptemos que somos únicos y eso se expresa de manera única…
    Ser afeminado o masculino no define mi manera de ver la vida…

    Le gusta a 1 persona

  4. Ces

    Estoy totalmente de acuerdo en abrazar la diferencia de los otros y viceversa, esto entendiendo, que quien se sienta como en lo “femenino” debe tener el derecho de serlo, pero también aquel que se sienta cómodo con lo “masculino” por que luego resulta que si no eres femenino te tachan de heteronormado y cosas por el estilo lo que me parece el absurdo y tiene sentido con este escrito, hay que respetar la diversidad de esta comunidad por que al final no solo existe lo binariamente masculino y femenino, por que creanme de nada sirve que cada marcha del orgullo vayan agitando sus banderillas de colores si no entienden su verdadero significado, la lucha no se queda en solo un día al año eh.

    Le gusta a 1 persona

  5. SOLEDADJAROCHO

    He leído el artículo y me pareció muy directo, sincero, honesto. He leído solo tres comentarios dos en verdad sinceros, honestos y muy directos como es el objetivo del artículo de ahí empece a ver muchas criticas desde la redacción hasta el empleo de palabras comunes, coloquiales que se toman de manera “despectiva” y vaya también es cierto pero en este MUNDO GAY los que solo han vivido en un solo lado del río no comprenden lo que contiene todas estas frases. Ser un gay pudiente y luego dejar de serlo, convirtiéndote en un asalariado donde te controlan y hacen que te sientas mal por tu forma de ser, créanme no es nada agradable, más sin embargo esas JOTAS tienen mucho más valor el levantarse el día a día y tener que oír comentarios tan despectivos y no solo de los empleadores, los clientes a veces y peor los de la misma comuna, desde que si no eres varonil hasta el hecho de que tengas mas de 30 ya eres un anciano para esas criaturitas gay que no tienen más de 23 años y creen merecer todo. Es un proceso de educación como dice el artículo realmente cultural que nuestro país ha incubado en todos estos años y que algunos privilegiados #los de dinero o que trabajan en puestos de gobierno federal pueden pasar sin pena ni gloria, pues viajan, pues gastan, se divierten y LA VIDA GAY ES SOLO FELICIDAD y las JOTAS POBRES QUE SE FRIEGUEN. Lamentable pero cierto. Bueno creo por mi cuenta como fui de PUDIENTE A JOTA POBRE pues debo decir que en ambas partes fui infeliz, por un lado busque el amor y no lo encontré, solo sexo y lujuria, viajes y nada más y en el otro lado sigo buscándolo igual pero ahora en espera que me alcance un pago y evitar un ataque de la sociedad en la que me desenvuelvo por falta de oportunidades en un trabajo que no me trae mucha felicidad. Creo ser Gay no es la palabra correcta la verdad solo somos HOMOSEXUALES buscando ser felices con lo que tenemos o con lo que podamos crear para nuestro futuro. Saludos y mil bendiciones a todos.

    Le gusta a 1 persona

  6. JUAN

    buen reportaje, que curioso y es cierto que hasta entre ellos mismos se discriminan. Homosexual es el termino correcto, les gustan los de su mismo sexo y peor aun se sienten orgullosos de ello…. mientras no adopten a mi me es indiferente sus preferencias…..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s