Qué sentirán los homofóbicos si nos pitorrearamos en el funeral de sus “putas madres”

Estándar

Hace unos días trascendió una nota en la que dos hombres confesaban haber asesinado a un “jotito” que no les quiso pagar por sus servicios sexuales. A continuación el link a la nota con video:

Entre risas, confiesan haber matado a un homosexual

Además de la tragedia, los lectores fuimos testigos de la lamentable actitud de los reporteros, quienes sin ningún profesionalismo, interrogaron a los presuntos homicidas en un tono casi de “camaradería”.

Si bien los criminales resultaban patéticos al realizar sus declaraciones entre risas, lo que más indignación causó fue la evidente poca preparación con que los comunicadores realizaron su labor al levantar la información.

De la boca de estos “periodistas” salían frases como “¿No se la diste a oler?”, “¿Pero si le cumpliste?”.

Además de estas preguntas, la situación “divertida” en la que se parecían encontrar tanto criminales como reporteros, era simplemente deprimente. Pero también reveladora.

¿Por qué reveladora? A lo largo de mi vida, al trabajar siempre rodeado de una sociedad conservadora, me he dado cuenta que existe un argumento en contra de quienes afirmamos que la homofobia sí existe, muchas veces he escuchado que me acusan de “exagerar” y de ver actitudes homofóbicas hasta debajo de las piedras.

La realidad es que la homofobia sí existe y en México es patente en casos como el de este video. Es un simple ejemplo del ambiente en el que vivimos los gays y lesbianas mexicanos. Nuestras necesidades no sólo no importan a las autoridades, nuestros congéneres nos perciben como algo seres inferiores cuya vida no tiene valor.

Imaginen (Dios no lo permita) que sus madres deciden pagar por sexo a dos hombres jóvenes. Tal vez porque sean viudas o tal vez porque sus esposos ya no les respondan sexualmente. Sus madres, como cualquier mujer y ser humano, tienen derecho a vivir la vida sexual en plenitud. Pues bien, sus madres contratan a estos hombres, obviamente no le informan a nadie de la familia pues consideran que es parte de su intimidad.

Luego de un rato de sexo quedan insatisfechas y reclaman a los hombres, estos se niegan a satisfacerlas y arremeten contra ellas. Las golpean, asfixian y finalmente asesinan, luego avientan sus restos en una zanja lejos de la ciudad.

Ahora respondan las siguientes preguntas:

– ¿Les pareció gracioso?

– ¿Sus madres merecían este horrendo tipo de muerte?

– ¿Está mal que los gays y las madres contraten sexoservidores?

– ¿Los hombres heterosexuales son los únicos que pueden contratar sexoservidoras?

– ¿Qué sentirían si llamáramos a sus madres “putas”?

– ¿Les gustaría que mientras sacan el cuerpo de su madre del SEMEFO les preguntemos: “¿Le dieron a oler la verga a tu madre?¿Tu madre abrió las patas?¿Se la metieron bien duro?”

Si sintieron feo los comprendo, sería horrible que algo así sucediera y que los demás nos comportáramos como bestias. Pues bien, eso mismo es lo que pasa cuando un “jotito” muere de esta terrible forma. En primera dejen de usar el término “jotito” (eso va para todos); luego, se trata de un ser humano como cualquiera y por lo tanto merece una muerte digna, nadie tiene derecho a terminar con su vida y luego pitorrearse como si se tratara de una película de Tarantino… eso es ficción señores, la realidad la construimos nosotros y deberíamos aprender a respetarnos.

Finalmente, me encantaría saber los nombres de esos que se rieron ante la tragedia de “Michelle”, en Ciudad Juárez, Chihuahua; luego esperaría a que llegue el día en que sus madres mueran y asistiría al funeral para recordarles lo “divertido” que alguna vez les resultó la muerte.

Nota: Lamento si con mis palabras ofendí o lastimé a mis lectores, era la intención. A veces no nos damos cuenta del dolor que hacemos hasta que lo vivimos en carne propia. Para mi ninguna mujer debería ser llamada “puta” y ningún homosexual “jotito”. Utilicé los términos y el tono agresivo como herramientas de este post.

Por @CriSzis

 

Anuncios

Billy Crystal no es homofóbico; fue víctima de “caza likes”

Estándar

Billy Crystal fue víctima de los jefes de información y redactores que saben que así como el sexo, hoy en día:

Los gays vendemos

Hace unos días fuimos testigos de la polémica causada por algunos comentarios del actor Billy Crystal, uno de los comediantes emblemáticos de Hollywood.

Crystal dijo durante una entrevista en Pasadena, California, que últimamente había mucho contenido gay en la televisión y que por favor “dejaran de ponerle sexo gay en sus narices”. Trasciende que el actor fue uno de los primeros en interpretar un rol homosexual en la televisión, para la serie Soap (1977-1981).

Luego tuvo que aclarar todo, dijo que en realidad estaba en contra de todas las escenas de sexo “gratuitas” en televisión, se tratara de sexo homosexual o heterosexual. Es decir está en contra del ya épico: “el sexo vende”.

Y es que los jefes de información regidos por la “caza de likes” siempre que escuchan o leen “sexo”, “gay”, “homosexual” u otro término relacionado, corren a sus computadoras para ver cómo lograr un buen encabezado sin importar que lo cambien hasta lograr comunicar algo totalmente distinto a lo que el personaje público o celebridad quisieron decir en realidad.

Es cierto que el sexo vende pero también los gays, sobre todo actualmente. Billy Crystal ironizó al respecto, ese es su trabajo como comediante. Los gays no nos sentimos ofendidos con sus comentarios, nos reímos de ellos pues tenemos buen sentido del humor y no tenemos porque creer que todo el mundo está en nuestra contra.

Además Crysyal dijo algo con lo que muchos gays coincidimos al ver los contenidos LGBT en televisión. A veces son productos muy pobres, que sólo alimentan el morbo de los espectadores heterosexuales sin ofrecerles buenas historias. Estas series de televisión, películas y otros, que muestran lo más básico de la sexualidad entre hombres gays o mujeres lesbianas, escenas de sexo sin sentido, klichés que ya estamos cansados de ver, lugares comunes y referencias pobres a la verdadera “cultura gay”.

A continuación 10 cosas a tomar en cuenta antes de “enchilarse”

1. Billy Crystal piensa que hay mucho sexo gay en televisión.

2. Tiene derecho a decirlo.

3. Tiene derecho a cambiar de canal.

4. No está censurando a nadie.

5. Los gays no caemos tan fácil en este juego.

6. No vamos a odiar a Billy Crystal porque un jefe de información nos de una versión modificada de los hechos.

7. Los gays tenemos sentido del humor, sabemos reírnos, somos felices y amamos a nuestros semejantes (LOL).

8. Con este tipo de encabezados y versiones se fomenta la homofobia.

9. Jefes de información, sí quieren vender su nota contraten Community Managers o bots como lo hacen todos esos sitios de noticias “sorprendentes”.

10. No mamen

Ahora bien se preguntarán ¿por qué se fomenta la homofobia? Muchos argumentaran que estuvo bien la “denuncia” contra los comentarios de Billy Crystal pero no. Crystal no es un activista religioso o conservador que luche en contra de los derechos de los LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans), se trata de un comediante que hace chistes sobre la nuestras realidades y problemáticas.

Cuando alguien intenta poner en “boca de los gays” que sus comentarios nos pueden herir, propagan la idea de que somos personas muy “delicadas”, “especiales”, “enojones”, que “ningún chile nos acomoda”, que somos belicosos, que siempre queremos pelear, que somos paranoicos y que deben tener cuidado con nosotros.

Así que por favor jefes de información, recuerden su misión en la Tierra, escuchen bien, pregunten dos veces y sólo después intenten crear polémica.

Alguna vez una editora me dijo: “Ten mucho cuidado con los lectores gays, son bien ‘delicaditos'”. No señora majhadera, no somos “delicaditos”, usted es una reverenda pendeja poco profesional.

Por @CriSzis

Papa Francisco advierte que gays casados no están en el plan de Dios… ah ok

Víctor Manuel Aguirre Espinoza y Víctor Fernando Urìas Amparo con CriSzis
Estándar

Durante su visita a Manila, Filipinas, el Papa Francisco dijo que el matrimonio entre personas del mismo sexo amenaza a las familias del mundo.

Indicó que se trata de una “colonización ideológica” con la que se debe “tener cuidado porque intenta destruir a la familia”, enfatizó.

Según el Papa, los esfuerzos de las organizaciones civiles y gobiernos del mundo en torno a la legalización del Matrimonio Igualitario representan un poderoso obstáculo para el plan de Dios: “la creación”.

Las declaraciones del Papa se dieron durante momentos en que el Gobierno de Filipinas busca aprobar una ley de planificación familiar bajo la cual los centros de salud pública estarían obligados a impartir educación sexual y entregar anticonceptivos. De las 100 millones de personas que viven en Filipinas, el 80 por ciento son católicos. La Iglesia Católica de ese país ha bloqueado proyectos similares desde hace 13 años, a pesar del acelerado crecimiento poblacional.

En México grupos de la sociedad civil con influencia religiosa como la Coalición de Familias de Baja California A.C., luchan para impedir que las autoridades de sus estados no legislen en torno a la figura jurídica del Matrimonio Igualitario, con la que los homosexuales se podrían casar como los heterosexuales, adquiriendo todos los derechos y obligaciones.

En el caso de Baja California, desde 2013 una pareja gay no ha podido unirse en matrimonio a pesar de contar con un amparo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Según Víctor Manuel Aguirre Espinoza y Víctor Fernando Urías Amparo, la pareja afectada, esto en gran parte debido a la presión de grupos religiosos y la complicidad del gobierno local dirigido por el PAN, con claras tendencias conservadoras.

Ver también: Rostro de la homofobia en Mexicali se esconde tras cubrebocas 

Con estas declaraciones el Papa pisa terreno peligroso, pues si bien la religión es parte importante de los ciudadanos del mundo, las leyes superan los preceptos religiosos para garantizar derechos a todas las personas.

Es lamentable que un líder no sólo religioso, sino político como lo es el Papa Francisco, se decante hacia un lado de la balanza que busca marginar a los homosexuales, negándoles el acceso a formar un hogar, una familia o una vida en pareja a través de la figura jurídica del matrimonio. Los gays no pedimos a la Iglesia que nos permita hacer bodas religiosas, exigimos que dejen de fomentar un discurso en contra de nuestros derechos.

*En la foto principal de esta entrada aparecen Víctor Manuel Aguirre y Víctor Fernando Urías con CriSzis, durante su visita al Congreso de la Unión en la Ciudad de México.

Por @CriSzis

Ah ok...

Ah ok…

Rostro de homofobia en Mexicali se oculta tras cubrebocas

Estándar

Tristemente nos enteramos que las autoridades de Mexicali impidieron la unión de Víctor Manuel Aguire Espinoza y Víctor Fernando Urías Amparo, pareja gay que ganó un amparo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación en junio de 2014, instrumento jurídico que les debió permitir acceso al matrimonio.

Lean más en: Baja California podría convertirse en el tercer estado de México con Matrimonio Igualitario

Un día antes de que se diera lamentable noticia, aún conservaba la esperanza de que las autoridades de Baja California reaccionaran ante lo que a todas luces indicaba un acto de violación de Derechos Humanos y más evidente, ilegalidad.

Y es que cómo se ha repetido hasta el cansancio, la pareja gay citada obtuvo un amparo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que ordenaba a las autoridades locales casarlos. No obstante los funcionarios han impedido la unión pretextando toda clase de insensateces que los acercan a cometer desacato. En la última ocasión Angélica Guadalupe González Sánchez, encargada de dar las platicas prematrimoniales, les negó sus servicios y luego presentó una denuncia contra la pareja argumentando “locura”. Destaca que la funcionaria mencionada es también representante de la organización civil: Coalición de Familias de Baja California A.C.

Esto es importante porque el día que Víctor Manuel y Víctor Fernando se presentaron en el Ayuntamiento de Mexicali, también lo hicieron miembros de organizaciones religiosas y de familias que realizaron una manifestación contra el matrimonio gay.

Sosteniendo carteles con leyendas como “No matrimonios del mismo sexo” y “Dios es amor”, los inconformes se manifestaron contra la igualdad de los ciudadanos LGBT con los heterosexuales.

Lamentable pero revelador, fue darme cuenta que muchos de los manifestantes utilizaron cubrebocas que mostraban un mensaje: “Solo hombre y mujer”.

¿Por qué es lamentable?

– Cuando uno tiene una postura que defender da la cara, no se esconde.

– Vivimos en un estado laico, si bien se respeta la libertad de creencias, estas no tienen injerencia en las leyes, por lo tanto no son argumento válido para impedir alguna acción jurídica o legal.

– La libertad de expresión se traduce como: “El respeto al derecho ajeno es la paz”, lo dijo Benito Juárez.

– Usando cubre bocas pareciera que aún creen que la homosexualidad es algo que se contagia.

¿Por qué es revelador?

– Revela la ignorancia que aún impera, no sólo entre los habitantes de Mexicali, sino de todo México.

– Los mexicanos no conocen sus leyes. El artículo 1 prohíbe la discriminación, desde mayo de 2014 específicamente la homofobia. Por lo tanto quienes se expresaron en contra de la homosexualidad están promoviendo la homofobia, es decir cometiendo un delito.

– Los mexicanos le tienen miedo a los homosexuales, por eso se cubren. Somos o representamos una amenaza para ellos.

Hace poco me entrevisté con la líder de una organización religiosa que trajo a México a Richard Cohen, un hombre que prometía contar con la “cura” de la homosexualidad. Andreina del Villar me comentó que ellos le tenían miedo a los homosexuales pues aunque intentaban ayudarnos (a los homosexuales) nosotros respondíamos con ataques y descalificaciones, llamándolos ignorantes y burlándonos de sus creencias.

Yo respondí advirtiéndole que no necesitábamos su ayuda pues los homosexuales estamos bien siéndolo y que si no querían que nuestros comentarios parecieran burlas hacia sus creencias, pues dejaran de ponerlas en duda.

Esperemos que las autoridades federales actúen en este caso y la sociedad mexicana entienda de una vez por todas que

“Al César lo del César”.

Por @CriSzis

 

Baja California podría convertirse en el 3er estado de México con Matrimonio Gay

Víctor Manuel Aguirre Espinoza y Víctor Fernando Urías
Estándar

El día de hoy el abogado José Luis Márquez Saavedra ha informado que 13 parejas gays han solicitado un amparo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para poder casarse en Baja California.

De otorgarse al menos 5 amparos, los legisladores de ese estado fronterizo se verían obligados a legislar sobre el Matrimonio Igualitario, figura jurídica que permite a los homosexuales casarse como lo hacen los heterosexuales, con todos los derechos y obligaciones que esta unión conlleva.

Pongan mucha atención al término que utilicé: “obligados”, lo hice porque el estado de Baja California ha mostrado poca disposición a acatar lo ya dispuesto por la SCJN, que sentenció que prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo es “inconstitucional”.

Un ejemplo es el caso de Víctor Manuel Aguirre Espinoza y Víctor Fernando Urías, quienes desde el 2013 han intentado casarse, la última vez fue en noviembre pasado cuando todo estaba listo para su enlace en el Ayuntamiento de Mexicali. Sin embargo las autoridades hicieron “circo, maroma y teatro” para impedírselos. A continuación la nota: Gays no se casan en Mexicali porque ni Dios ni el PAN lo quieren

Finalmente se ha anunciado que este 10 de enero a las 14:30 horas, Víctor Manuel y Víctor Fernando serán recibidos en el ayuntamiento de Mexicali donde el juez los unirá en matrimonio.

Al respecto el alcalde de dicha ciudad Jaime Rafael Díaz Ochoa, advirtió que siempre y cuando se respete el proceso de unión la boda podrá llevarse a cabo.

Y pues nada debemos estar atentos a 7 puntos:

Primero, alguien debería recordar al alcalde Díaz Ochoa que no por ser del PAN está sobre la autoridad de la SCJN y por lo tanto al seguir impidiendo el matrimonio entre homosexuales está violando la ley. Su actitud francamente subversiva debería poner la lupa sobre toda su administración, pues este tipo de conductas son la señal de otras que ponen en riesgo la seguridad y bienestar de los habitantes de Mexicali.

Segundo, esperemos que no se den falsas alarmas de bombas o incendios, que nadie atente contra la vida de los asistentes a la boda gay o que las autoridades decidan que un grupo de cristianos que protesten a las puertas del ayuntamiento sea razón suficiente para ignorar la sentencia de la SCJN.

Tercero, veamos que la pareja sea tratada con dignidad y respeto, que no se les haga esperar más de lo acostumbrado en un procedimiento de esta naturaleza y que se les atienda como a cualquier pareja de ciudadanos que deciden contraer matrimonio.

Cuarto, observemos la sentencia de la SCJN sobre las 13 solicitudes de amparo de parejas de Baja California. Los gays y lesbianas de ese estado necesitan ganar 5 de los 13 amparos para que entonces los diputados locales legislen en torno del Matrimonio Igualitario.

Quinto, sería muy bueno que al finalizar la ceremonia civil, el alcalde de Mexicali felicitara a los enamorados y anunciara que las otras parejas que han presentado amparos serán bien recibidas en las oficinas del ayuntamiento ¿Por qué? Porque se trata de un momento histórico para la ciudad y para el estado de Baja California, como tal Díaz Ochoa debe darle la importancia y estatus merecidos, además de que con ello podría corregir su actitud inicial de irrespeto hacia la ley.

Sexto, de legislar y aprobar el Matrimonio Igualitario, Baja California se convertiría en la tercer entidad de México en la que los gays y lesbianas pueden casarse como lo hacen los heterosexuales. Esto es, disfrutando de todos los beneficios, como el derecho a heredar, adoptar, compartir seguridad social, etc. Actualmente el D.F. y recientemente Coahuila son las únicas entidades en donde los homosexuales pueden acceder al derecho universal de formar una familia y contar con reconocimiento jurídico.

Séptimo, recordemos que la institución básica de la sociedad es el matrimonio, a través de él los ciudadanos pueden apoyarse para lograr metas conjuntas. A quienes dicen que la meta del matrimonio es la reproducción, dos cosas: existen parejas heterosexuales estériles o que no tienen interés en reproducirse; por otro lado los gays y lesbianas son biológicamente igual de capaces que los heterosexuales para reproducirse, por si esto fuera poco, muchos matrimonios gays se deciden por la adopción y así cuidan de niños que por diversas causas no pudieron ser criados por sus padres heterosexuales.

Agreguen los que me faltaron.

Por @CriSzis

TOP 5 para empezar el 2015 como se debe

Estándar

Ha dado inicio el año 2015 de nuestra era, después de los recuentos de las mejores películas, los mejores goles y las peores fechorías de nuestros políticos, es momento de darnos una oportunidad para pensar en cómo iniciar 365 días de oportunidades.

A continuación mi TOP 5 para que este 2015 de inicio con la mejor energía y lograr que cada sueño se vuelva una fabulosa realidad.

  1. Dejar de decirle “bebé” a todo el mundo

Hace algunos meses en una fiesta conocí a @paw, charlábamos animadamente sobre el clima y asuntos de estado cuando le dije: “Ay bebé me encantas…”, estoica mi nueva amiga me cuestionó: “¿Por qué le dices a todos’‘bebé’?”. En ese momento me justifiqué argumentando que era una costumbre muy arraigada entre los tuiteros pero ahora me doy cuenta que es una costumbre bastante absurda.

En redes sociales solemos usar términos que en la realidad no suenan tan bien como creemos y de hecho evidencian poca creatividad. Escribir en un tuit o post “bebé”, “oc”(ok), “shi”(sí), “veñ” (ven), “holi” (hola), es divertido pero llevar esas palabras a una charla en la vida real es francamente imbécil.

Aceptó que lo he cometido y aunque seguiré escribiendo esas palabras en Twitter y Facebook, creo que es momento de que en la vida real mis palabras maduren y con ello también yo mismo.

holis

  1. Comer lo que más me gusta

Como el ritual de sacar las maletas para viajar mucho o barrer para eliminar las malas vibras, opino que comer lo que más nos gusta es un buen ritual para que nunca falte comida en nuestra mesa y lo mejor, que sea la que más disfrutemos.

Últimamente me he puesto a pensar cada vez más en la importancia de nuestra alimentación. Mi amigo @rcortezgonzalez es una de las personas que más cuida su alimentación, de él he aprendido que si quieres un cambio en tu aspecto físico debes comprometerte contigo mismo y sólo así, además de verte impactante, te sentirás mejor. Al final del día es una cuestión de salud.

No soy el tipo de chico que hace una dieta rigurosa, pero la verdad es que en los últimos años he descuidado mi alimentación, confieso que en ocasiones no desayuno. Empezaré por hacer 5 comidas diarias y que estas sean lo más nutritivas que se pueda.

  1. Fumar mariguana con nuevos amigos alemanes

La víspera de año nuevo mi amigo @AriosDel me invitó a una genial fiesta de sombreros. La reunión fue épica, estuvo llena de momentos felices y nuevos amigos, como un chico alemán que se dedica a la música. Al principio la interacción no fue la mejor, aunque hablo inglés me cuesta trabajo desenvolverme en ese idioma. No obstante conforme transcurrió la fiesta fui “aflojando” (así le decimos en México cuando nos sentimos confiados).

Finalmente, luego de una parada en la fiesta que el Gobierno del DF organizó en Paseo de la Reforma y otra en el Kynky, llegamos a una fiesta en las inmediaciones de la Colonia Juárez, ahí ya más en confianza y luego de entablar divertidas conversaciones en mí inglés con acento de Sofía Vergara, mi nuevo amigo alemán y yo hicimos un churro y la pasamos de lo lindo.

Desde mi punto de vista la marihuana debe usarse en ocasiones especiales y jamás llegar a la adicción. Este momento lo ameritaba, algo de lo que más disfruto en la vida es conocer gente nueva con la esperanza de que pasando el tiempo nos hagamos amigos, es una sensación abrumadora. Así que empecé el año “chida”.

  1. Proponerme dejar de beber (en exceso)

Los alcohólicos que me estén leyendo saben que nunca dejaremos de beber, para bien o para mal es una costumbre muy arraigada en nuestras vidas. Pero siempre que nos lo proponemos es una buena forma de tomar el control. No se desanimen de esos comentarios sarcásticos como: “¡Ay ajá!”, “¡Ya quiero ver eso!”, “¡Parfavaaaaaar!”, etc. Nadie tiene la autoridad moral para demeritar nuestro esfuerzo.

Principalmente quiero controlar mi forma de beber porque he pagado un precio muy alto al emborracharme en ciertas ocasiones. Cuando no estás en tus 5 sentidos la gente cree tener la justificación para aprovecharse de la situación, se burlan y en ocasiones hasta te roban.

Mis verdaderos amigos han jugado un papel muy importante en esta evolución; cuando salimos de antro no me dejan solo, otros prefieren organizar fiestas o reuniones en sus departamentos para estar más a gusto y seguros, yo también los invito al mío aunque al día siguiente tenga que limpiar todo, prefiero eso a tener que limpiar mi reputación una vez más…

  1. Enamorarme menos

Llega cierta época en la vida de todo hombre cuando te cansas de depositar  confianza en cualquier cara bonita. A lo largo de los años he conocido a muchos hombres que se ven prometedores y que dicen que les gustas por quién en realidad eres. Tarde o temprano te decepcionan, luego te das cuenta que de hecho es tu culpa.

No se trata de volverme ese tipo de imbécil psicótico que dice a los cuatro vientos haberse convertido en el “cabrón” del que todos se enamoran, porque no es cierto que “Los hombres aman a las cabronas”, sigan ese ejemplo y terminarán más solos que Taylor Swift luego de tirarse a todo Hollywood. Se trata de madurar, no culpar a los hombres y tomar nuestra responsabilidad con seriedad. Uno mismo elige lo que merece y acepto que he escogido muy mal, salvo mi primer novio (Samuel), él fue un pan de Dios.

A partir de ahora no me dejaré sorprender y como dijera el viejo y conocido refrán, “hasta no ver no creer”, con todas las implicaciones que tienen dichas palabras.

Por @CriSzis

Playas de México “paraíso gay” donde Adán y Esteban no pueden casarse

Estándar

Esta semana trascendió una nota de la agencia EFE que destacaba a las costas de Jalisco  y Nayarit como “paraíso gay” por la oferta turística gay friendly y la posibilidad de realizar bellas ceremonias de boda “simbólica”.

Trasciende aún más el carácter de “simbólico” de dichas uniones y es que como espero que sepan, en México las únicas entidades donde los gays y lesbianas pueden casarse como lo hacen los heterosexuales (con todos los derechos y obligaciones que la unión civil conlleva) son el DF y más recientemente Coahuila. Ninguna de estas entidades tiene costas.

Contrasta que mientras los hoteleros de Nayarit y Jalisco se esfuerzan en atender apropiadamente a la Comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans) para aprovechar los recursos económicos que traen desde el interior de la República, el DF, o hasta EU, Canadá y Europa; las autoridades de dichos estados no reconocen la necesidad de respetar los derechos de la Comunidad LGBT.

La última vez que alguien propuso legalizar el Matrimonio Igualitario en Jalisco, por ejemplo, fue en junio de 2014, cuando el priísta Héctor Pizano Ramos presentó una iniciativa de ley que busca armonizar el Código Civil con las disposiciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que ya ha sentenciado que prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo es “inconstitucional”.

Por otro lado, en Nayarit se han realizado dos uniones entre personas del mismo sexo luego de que ganaran un amparo y también tras la citada resolución de la SCJN. El proceso del amparo es largo y costoso, lo que lo hace inaccesible para cierto sector de la población LGBT.

Nombrar a las playas de Jalisco y Nayarit “paraíso gay” es la muestra más patética de la doble moral mexicana. Por un lado la sociedad conservadora de esos estados condena a los homosexuales, advirtiendo que sus uniones van en contra de la naturaleza y ofenden a Dios, pero por otro se aprovechan de los gays y lesbianas que los visitan, vendiéndoles paquetes todo incluido, abriendo playas exclusivas para ellos, instalando antros y bares con temática gay, recibiendo cruceros atiborrados de homosexuales y organizando eventos donde el centro de atención es el estilo de vida gay.

El año pasado por ejemplo, asistí a la LGBT Confex 2014 en Puerto Vallarta, Jalisco, ahí se dieron cita organizaciones LGBT y marcas incluyentes que dialogaron sobre la importancia de hacer negocios con los LGBT, contratarlos como empleados y ayudarlos a ser incluidos socialmente.

En esa ocasión me hospedé en el hotel Villas del Palmar, durante mi estancia disfrute de las mejores atenciones, la gente fue cálida y respetuosa. El evento fue enriquecedor y nunca atestigüé algún incidente de homofobia.

Pero eso se trata solo de actitud comercial, los habitantes de Vallarta saben que ningún turista es despreciable, sin importar su religión, raza o preferencia sexual.

Sería interesante que comprendieran también que además de clientes, los LGBT son personas con todos los derechos y que así como les permiten realizar ceremonias simbólicas en sus playas, los apoyen para que logren la igualdad en los juzgados.

Por qué los mexicanos no reparan a la hora de recibir dinero de los gays y dar de comer a sus hijos con él, pero cuando se propone que los gays puedan casarse y adoptar niños todo el mundo pone el grito en el cielo y hasta exigen que no se tome de los impuestos que pagan para resolver problemas de los ciudadanos LGBT.

Los mexicanos deberían aprender a “no morder la mano que les da de comer”.

Por @CriSzis