TOP 5 mexicanos sin sentimientos que tuitean sobre Ayotzinapa

Estándar

Como ustedes ya sabrán, este fin de semana se llevaron a cabo algunas manifestaciones tras las lamentables declaraciones del procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, quien para terminar la conferencia de prensa que ofrecía en torno al caso de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, confesó: “Ya me cansé”.

Esto provocó primero dos manifestaciones, una el viernes del Ángel de la Independencia hacia la PGR en la Ciudad de México, y otra el sábado, de la PGR hacía el Palacio Nacional. Pero además logró que la frase #YaMeCansé se volviera Trending Topic en Twitter a nivel internacional.

Aunque la mayoría de quienes se manifestaron en redes sociales utilizando el hashtag #YaMeCansé lo hicieron para mostrar su indignación ante las declaraciones de Murillo Karam, la ausencia del presidente Enrique Peña Nieto y en sí clamando por la resolución del caso de los 43 normalistas desaparecidos, hubo también quien aprovechó la atención mediática del caso para hacerse notar en redes sociales a base de chistes de mal gusto y mostrando su poca sensibilidad, empatía y humanidad.

La falta de creatividad al momento de tuitear provocó la emisión de 5 tipos de tuits insensibles:

1. Lógica de 3 pesos

Hubo quien advirtió que de nada servía manifestarse en contra del gobierno, salir a las calles o escribir al respecto. Aseguraban que con gritar, romper vidrios de negocios o realizar pintas en las paredes de la ciudad, los normalistas no reaparecerían.

Creo que es obvio que los seres humanos no tenemos el poder de “reaparecer” o “revivir” a nadie, eso no lo discuto. Pero sucede que en el lenguaje simbólico las manifestaciones públicas tienen una función más compleja, hacerse notar ante la imposibilidad que representa ser un ciudadano sin más poder que el de la potencia de su voz o la fuerza de sus extremidades . Ahora bien, sin justificar la violencia, me gustaría que entendamos que se trata de una respuesta a la frustración.

2. Indignación absurda

Al finalizar la segunda manifestación del sábado, un puñado de encapuchados intentó prender fuego a la puerta del Palacio Nacional, no lo lograron gracias al sistema contra incendios con qué cuenta el recinto, pero muchos tuiteros se mostraron indignados por los daños “irreparables” que habría sufrido el patrimonio de todos los mexicanos.

La vehemencia con que estos usuarios de redes sociales defendieron una enorme puerta de madera que en todo caso puede ser reparada, derrumbó mi fe en la humanidad. Muchos de esos usuarios jamás emitieron un tuit de indignación por la muerte de 43 personas, sí señores y señoras, p-e-r-s-o-n-a-s.

Sólo pude apelar a mis enseñanzas más básicas: “Las cosas materiales van y vienen, la vida de 43 personas no”. En un mundo en el que la acumulación de bienes es más importante que el bienestar de toda la sociedad, no es sorprendente este tipo de reacciones. Personas que prefieren tener una casa hermosa, un carro del año y ropa de diseñador, a lograr un matrimonio feliz, una familia en armonía o una vida plena.

3. Los Community Managers como líderes de opinión y genios de la mercadotecnia 

Cuando mis papás me recomendaron estudiar y terminar la universidad, tenían un objetivo, convertirme en un ciudadano consciente, sensible y comprometido no sólo con mi propio éxito, sino con él de todo un país, México. Lamentablemente no todos los padres e instituciones educativas tienen el mismo objetivo, algunos únicamente enseñan a sus hijos y estudiantes a trabajar para sí mismos.

La muestra más clara de esta actitud es la que tuvieron los Community Managers de marcas como Crunch (chocolates de Nestlé) o la cadena 50 Friends (pizzería), quienes emitieron tuits despreciables, mostrando la poca creatividad de los responsables de las cuentas de redes sociales para llamar la atención de sus clientes potenciales. Pero no sólo eso, también nos dimos cuenta de lo miserables que llegan a ser aquellos que se autodenominan “líderes de opinión” en Twitter o Facebook.

Hay momento para todo, para pendejear, hacerse los chistosos, lucrar con un buen tuit, vender un producto o servicio, ser sexys, mostrar nuestro lado poético y hasta mentarle la madre al ex novio o ex jefe, pero el caso de Ayotzinapa no es un buen tema para tomarse a la ligera, implica la vida de muchas personas, no sólo los 43 normalistas en cuestión, sino la de todos los mexicanos que vivimos en un país sin garantías.

IMG_3715IMG_3713

4. Sadismo

Hubo quienes llegaron incluso a decir que los normalistas “se merecían” lo que les había ocurrido y que los demás no podíamos manifestarnos contra un gobierno que nosotros mismos elegimos; “tenemos el gobierno que merecemos”, argumentaban.

¿Quién puede regodearse con el dolor de sus connacionales? ¿En serio no podemos ser un poco empáticos con la pérdida de 43 familias?

Cuando voy al cine y veo un drama de Hollywood soy testigo del llanto de varias personas (me incluyo en el grupo de chillones) cuyos sentimientos despiertan tras un buen guión o actuación, incluso he sido testigo del llanto, indignación y tristeza provocado por la emisión de telenovelas, reality shows o talk shows. Los mexicanos lloran cada domingo con la difícil historia de vida de los participantes de La Voz México; incluso hay quienes odian a Laura Zapata por hacerle la vida imposible a Maite Perroni en “La Gata”.

Pero lo que resulta más dramático es ver que esos mexicanos no derraman ninguna lagrima por 43 personas de carne y hueso que pudieron ser ellos mismos; y que mucho menos muestran su odio hacía el narco o los funcionarios corruptos que no se hacen responsables de sus actos.

B2GqLPtCEAACV42

5. Indiferencia

La peor reacción de todas, creo yo, es la indiferencia. Pues hay tuiteros que parecen no estar al tanto de lo que sucede en su país. La vida continúa y no se detiene por nadie, eso es un hecho, los tuiteros (vivos) seguimos siendo divertidos, amados, sexuales; seguimos teniendo trabajos, fiestas y otras actividades diarias. Debemos seguir adelante.

Pero cuando un suceso lo amerite también debemos tomar un tiempo para la reflexión y el compañerismo, al final del día las redes sociales aún tienen una característica que destaca sobre los demás medios de comunicación: le da poder a la gente.

Debemos aprovechar este poder. Manifestarnos a través de redes sociales implica compartir, opinar, unir fuerzas y ser responsables con el bienestar de todos, incluso de quienes ya no pueden teclear para tuitear que fueron víctimas de una injusticia.

Nota: Estuve presente en las manifestaciones de este fin de semana y creo que nos hacen falta muchos de ustedes. Pacíficos, unidos, con amor, tenemos que salir a manifestarnos por un país mejor, un lugar seguro donde podamos vivir, hacer negocios, enamorarnos, salir de fiesta, expresar nuestras ideas, mostrar nuestro cuerpo, tener sexo y hasta ser famosos.

Por @CriSzis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s