Guía básica para que dejen de sacar del clóset a quien no se esconde en él

Estándar

Últimamente los jefes de información han olvidado sus clases de periodismo básicas, en las que les enseñaron que si no dominan un tema investiguen y no publiquen una información hasta ser confirmada.

Hace poco leímos que muchos editores idiotas publicaban que el actor mexicano Luis Gerardo Méndez había “salido del clóset”, cuando lo único que hizo fue hablar de su vida amorosa como cualquier ser humano con vida pública. El actor nunca ha estado en el clóset, que los jefes de información no estén enterados no es nuestro problema.

Hoy leímos muchos titulares que apuntaban: “Tim Cook sale del clóset”, otra vez los jefes de información se equivocan. El CEO de Apple nunca ha estado en el clóset, tampoco a ocultado su atracción hacia los hombres y de hecho siempre ha hecho declaraciones y acciones encaminadas a la aceptación de la Comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans) en el mundo.

Para los que sigan sin entender les explico; Tim Cook escribió un artículo en Bloomberg Businessweek donde hablaba de su labor como sucesor de Steve Jobs y otras interesantes cosas del mundo de la tecnología y los negocios. Dentro del artículo escribió:

“De modo que déjenme ser claro: estoy orgulloso de ser gay y considero el ser gay entre los mayores regalos que Dios me ha dado”.

El Sr. Cook les advierte “déjenme ser claro” y aún así no lo entienden, luego afirma sentirse orgulloso de ser gay y ustedes lo toman como una salida del clóset, no sé como explicarles que son unos amarillistas de bajo nivel. Así las cosas en internet.

Cook nunca ha sido muy abierto respecto a su vida privada, no se la pasa declarando cosas en revistas de chismes o talk shows, no tendría porque es un líder tecnológico, no una Kardashian. Sin embargo tampoco ha ocultado sus preferencias sexuales, es por ello que ningún jefe de información, editor o redactor, tiene el derecho de meterlo al clóset para luego sacarlo de él en primera plana.

A continuación una guía básica (amplien investigando que para eso les pagan) para aquellos jefes de información que requieren ayuda urgente:

1. Los gays en la vida pública no tienen la obligación de anunciar su homosexualidad ¿ustedes van diciendo por la vida que son heterosexuales?

2. Cuando algún gay o lesbiana habla de su pareja no está saliendo del clóset, sólo habla de su pareja como cualquier persona pública lo hace.

3. Cuando algún gay o lesbiana habla abiertamente de su vida sexual lo hace porque precisamente no está en el clóset.

4. Una persona está en el clóset cuando previamente se le ha preguntado: “¿Es usted gay?” o “¿Es usted lesbiana?” y entonces su respuesta ha sido “NO”, por miedo a la discriminación u otros motivos personales (todos muy válidos); y luego, tras un proceso personal ha decidido revelar a la sociedad que es gay o lesbiana.

5. Si leen o escuchan que una personalidad pública dice algo como “me encanta ser gay”, “estoy orgulloso de ser gay”, “doy gracias a Dios por ser gay”, “me gusta mamar vergas”, “amo lamer vaginas”, etc, NO ESTÁ SALIENDO DEL CLÓSET; sólo hablan de lo que son como todos lo hacemos.

En el artículo escrito por Cook, explica que ha sido afortunado por trabajar en una compañía que “ama la creatividad y la innovación y sabe que eso sólo puede florecer cuando abrazas las diferencias de las personas. No todos son tan afortunados”.

Esto es tan cierto, que gracias a su excelente trabajo y previo a la supuesta noticia lanzada por muchos medios de comunicación el día de hoy, la revista especializada OUT había puesto a Tim Cook en su lista de 50 gays “más poderosos” del mundo. Como jefes de información debieron tomar en cuenta esto ya que Cook no pidió que se suprimiera su nombre de dicho artículo de relevancia internacional y aceptó la corona del “gay más poderoso”.

Por @CriSzis

México sólo quiere a los gays por su dinero

Estándar

Según la International Gay & Lesbian Association, que pertenece a la Organización Mundial de Turismo, de los 14 mil millones de dólares que México captó gracias a la actividad turística en 2013, 4 mil 663 millones tuvieron su origen en los bolsillos gays.

Dicen los que saben, que “en México el turismo gay está desaprovechado”. Los turistas LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans) gastan 166 por ciento más que los turistas “tradicionales” y los únicos destinos turísticos mexicanos con infraestructura y logística especialmente pensada en los viajeros gays y lesbianas, son el DF y Puerto Vallarta.

Lo paradójico es que en el DF la homofobia es la segunda causa de discriminación, según un estudio realizado por el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred). Y ni hablar de Puerto Vallarta, localidad de la que no se tienen datos al respecto y que está enclavada en uno de los estados con más homofobia oficializada de México, Jalisco.

Entonces las autoridades se han encargado de atraer “dinero gay”, del cual comen sus habitantes y funcionarios, pero no se comprometen para realizar acciones en torno a la verdadera aceptación de la Comunidad LGBT local.

La consultora Out Now, advierte que México se está quedando atrás de otras naciones como Brasil o EU, quienes sí están aprovechando el mercado LGBT. Tan sólo Brasil llega a embolsarse 25 mil millones de dólares al año gracias a los turistas gays. En el caso de EU esta cifra se eleva hasta los 56.5 mil millones de dólares anuales.

Y aquí viene otra incongruencia, pues según cifras oficiales, Brasil es el país donde más gays han muerto víctimas de crímenes de odio por homofobia. Según la organización Grupo Gay Bahía, cada 28 horas murió un gay víctima de un ataque homofóbico en 2013. Un país en vías de desarrollo, en el que la religión juega un papel muy importante y los negocios uno preponderante par crecer.

Pos su parte la Secretaria de Turismo del DF destaca que los turistas gays son más “gastalones”. Resulta que un heterosexual que visita la Ciudad de México eroga unos 600 dolares en promedio, mientras que los homosexuales pagan un promedio de mil 600 dólares.

El gobierno de la Ciudad de México y el federal, ya se dieron cuenta de lo importante que resulta el mercado LGBT para sus economías, por eso acogen eventos en sus mejores hoteles, decretan un “Día Nacional de la Lucha Contra la Homofobia” y se promocionan como destinos “gay friendly”, pero la vida cotidiana de un gay, lesbiana o trans siguen siendo insufribles.

En México le gritan “putos”, “jotos” y “maricas”, a los chicos muy afeminados que caminan por las calles; las trabajadoras sexuales trans son extorsionadas por la Policía, maltratadas y vejadas por sus clientes, y en el peor de los casos asesinadas; a las lesbianas nadie las voltea a ver, a nadie parece importarles sus necesidades específicas, son invisibles y doblemente discriminadas, primero por su condición de mujeres, luego por amar a otras mujeres.

Mientras nuestros gobernantes sigan ignorando la Pirámide de Maslow, que nos demuestra gráficamente (casi con manzanas) que lo primero es atender nuestras necesidades primarias para tener las bases sólidas y entonces correr hacía el éxito económico, pues nada saldrá bien. A continuación la mentada pirámide:

piramide-de-maslow

Por @CriSzis con información de ElFinanciero

Top 5 misterios resueltos sobre Halloween

Estándar

La temporada más significativa para este bloguero es la de Halloween y Día de Muertos, ambas celebraciones con orígenes místicos que siguen vigentes actualmente. Si bien soy mexicano y amo mis tradiciones, en esta ocasión busqué acercarme un poco más a la celebración ya totalmente adoptada desde EU, el Halloween. A continuación 5 dudas sobre esta celebración que resolví gracias a un artículo del periódico español ABC:

1. ¿Por qué se piden dulces?

Pedir dulces durante Halloween proviene de una tradición de algunos cientos de años llamada “mumming”, que consistía en usar máscaras y pedir dulces o comida a cambio de realizar un baile o un número musical. Según el libro “Celebrating the family”, de Elizabeth Pleck, el origen del “mumming” podría ser británico, de la época de Enrique VIII, quien terminó por prohibirlo pues la población empezó a usar la tradición para cometer crímenes de todo tipo; o bien de hace unos 300 años en lo que hoy conocemos como EU. Como sea, en un principio fueron los niños pobres quienes aprovechando la época de cosecha y bonanza, acudían de puerta en puerta solicitando algo para comer; luego a los niños más afortunados se les ocurrió que podían hacer lo mismo pero exigiendo dulces.

Ojo, pedir dulces en Halloween es muy diferente a “pedir calaverita” en Día de Muertos; la tradición mexicana incluye frutas, platillos tradicionales, “pan de muerto”, dulces tradicionales y muchas otras cosas, además de que se pide orar antes de recibir el botín.

2. ¿Por qué nos enamoramos en Halloween?

La tradición irlandesa apuntaba que la noche de Halloween era perfecta para que los jóvenes conocieran a su “alma gemela”, por lo que se les animaba a realizar todo tipo de rituales y juegos para llamar a las “fuerzas del más allá” y con su ayuda encontrar “el amor verdadero”. Uno de esos juegos consistía en que las niñas predecían quien sería su esposo utilizando una col, sí una legumbre directamente salida de la reciente cosecha.

3. ¿Por qué la calabaza tallada con rostro e iluminada con una vela es el símbolo de Halloween?

En realidad todo empezó por un nabo, luego derivó en una calabaza pues su color y forma son más vistosos y festivos. Se trata de la historia de “Jack Linterna”.

Resulta que Jack era un hombre muy inteligente pero demasiado engreído, nadie lo soportaba pues se creía mejor que todo el mundo. De hecho su prepotencia era tal que una noche mientras se emborrachaba en su taberna predilecta, aseguró que nadie, ni siquiera el Diablo, podría superar su astucia; para su mala suerte el Diablo escuchó sus absurdas palabras y lo enfrentó.

El Diablo le indicó que como castigo a su soberbia debía ir con el al Infierno, pero Jack no se rindió y jugó con la inteligencia de Lucifer; como ya no tenía dinero para pagar la última cerveza que se tomó, le pidió al Diablo que se transformara en moneda para poder pagarle al dueño del bar y así poder irse (literal) al Infierno. El Diablo cayó y se convirtió en moneda, entonces Jack guardó la moneda en su bolsillo junto a un crucifijo de plata con lo que el rey de las tinieblas quedó atrapado.

Para poder salir del aprieto, el Diablo prometió a Jack dejarlo en paz un año más con tal de que lo liberara. Así lo hicieron. El año transcurrió y el Diablo regresó por Jack, entonces el astuto hombre le lanzó un reto, arrancar una manzana de un árbol ajeno, el Diablo así lo hizo, pero no se dio cuenta que Jack había tallado una cruz en el tronco del manzano. Eso le dio a Jack otra prorroga de 10 años.

Pero Jack no vivió otros 10 años. Al momento de morir Dios no le permitió la entrada al Cielo y por el pacto que había hecho con Lucifer, tampoco podía acceder al Infierno. Entonces todos acordaron permitirle vagar por el mundo alumbrando su camino con una lampara hecha a base de un nabo y una vela, desde entonces se le conoció como “Jack Linterna” o “Jack O Lantern”.

4. ¿Pero de donde viene Halloween en realidad?

Se trata de una tradición celta que tiene más de 3 mil años de antigüedad. Los celtas celebraban un festival llamado “Samhain”. Según la tradición, durante la noche del 31 de octubre desaparecía el límite entre el mundo de los vivos y el de los muertos.

Esa noche las almas de los muertos solían vagar por las aldeas y pueblos, temerosos, los celtas se “disfrazaban” con cabezas y pieles de animales muertos para persuadir a los espíritus de regresar a su mundo; así mismo se hacían todo tipo de sacrificios para tener contentos a los visitantes del mas allá.

5. ¿Por qué aprovechamos Halloween para lucir como “putas” sin que la sociedad nos critique?

Porque lo que más queremos es tener sexo y Halloween es la época perfecta para “disfrazar” nuestras verdaderas pasiones. Por cierto, el término “putas” es aplicable a hombres y mujeres en este caso.

Por @CriSzis

TOP 5 cosas que hace la gente feliz al despertar

Estándar

Basados en las herramientas de motivación del experto holandés Mikah de Waart, a continuación les comparto las 5 actividades que realizan al despertarse las personas que logran ser felices. Hay que seguir su ejemplo:

1. Pensar en lugar de preocuparse. Al abrir los ojos después de horas de reconfortante sueño, las personas felices piensan que tendrán un día maravilloso sin importar lo que tengan que hacer. Los deberes cotidianos no deben afectar nuestro estado de ánimo, tal vez pagar la renta, ir al banco, visitar a la suegra o enfrentar en los tribunales a una editora feminista llena de pánico no sean nuestras actividades favoritas, pero de todas formas las tenemos que hacer, así que al levantarte de la cama piensa: “Estoy vivo y lo tengo todo”.

2. Respirar. Para las personas felices resulta indispensable respirar bien para mantenerse oxigenados; como ustedes seguro ya saben, un cuerpo y cerebro bien oxigenados funcionan mejor. Se aconseja que al despertar permanezcamos un rato tendidos sobre la cama, respirar hondo unas 5 o 10 veces con una mano en el abdomen y otra en el pecho. Si la mano situada en el abdomen sube cuando inspiremos, esto quiere decir que estamos respirando adecuadamente, es decir utilizando todo el pulmón.

3. Tomar un vaso de agua. Basta tomar un vaso de agua al levantarse para hidratar el cuerpo y echar a andar el sistema digestivo sin presionarlo. Con el agua las células funcionan correctamente, se remueven las toxinas y hasta lubricamos nuestras articulaciones. Como recomendación: cada noche dejen un vaso lleno de agua en su buró y a la mañana siguiente estará listo para beber.

4. Desayunar rico. El desayuno es el alimento más importante del día, debe ser balanceado y proporcionarnos una sensación de saciedad. Lo mejor será consultar a un nutriólogo para que nos indique que dieta matutina nos hará más felices.

5. Hacerse preguntas positivas. Las siguientes son preguntas que nos hará recordar los motivos para ser felices: “¿Qué disfrutaré hoy (a mi pareja, mis hijos, familia, trabajo, carro, perro, el aire, el sol, la lluvia, todo es disfrutable)?”, “¿Qué le debo agradecer a la vida?”, “¿Qué es lo que voy a hacer hoy para ser feliz?”.

EXTRA. No olvides decir “Te amo” o “Te quiero”, a quienes ames o quieras. Si despiertas junto a ellos ¿qué esperas?, si están lejos llámales o envía un mensaje, un tuit, un inbox… da RT a esta entrada de blog y compártela, eso también me hará muy feliz a mí.

@CriSzis

Homofobia en los Medios de Comunicación #ILGA2014MX

Estándar

Hoy tuve la oportunidad de asistir y hablar en el foro donde comunicadores LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans) de todo el mundo compartimos dudas, experiencias y propuestas en torno al tema de la “Homofobia en los Medios de Comunicación”, como bien tuvieron a nombrar dicha reunión los organizadores de la Conferencia Mundial de la ILGA 2014.

Tras escuchar a colegas conocidos como Enrique Torre Molina, Alberto Arriaga o Tuss Fernández, y de poner atención a las palabras de Alejandro Brito o Elia Baltazar, así como conocer las posturas de amigos LGBT de otras partes del mundo, como Maria Fontenelle de Santa Lucia, o Francisco Rodríguez Cruz de Cuba, decidí plasmar mis reflexiones en la siguiente entrada al blog “En CriSzis”:

Los medios de comunicación son el quinto poder, gracias a internet y la inmediatez de las redes sociales todos nos hemos vuelto comunicadores y de alguna u otra manera tenemos el poder.

Esto podría parecer el más grande beneficio derivado de los avances tecnológicos, pero también representa el riesgo de caer en todo tipo de errores al momento de comunicar nuestras ideas.

La homofobia es uno de esos “errores”, si bien antes era común escuchar o ver a comunicadores y periodistas caer en declaraciones homofóbicas, como lo que alguna vez ocurrió con Estebán Arce, del programa de televisión mexicana Matutino Express, quien intentó corregir a una sexóloga advirtiendo que la homosexualidad no es algo normal; ahora tuiteros y demás usuarios de redes sociales son capaces de convertir en Trending Topic sentencias homofóbicas, reafirmando y propagando el odio hacia los miembros de la Comunidad LGBT, quienes al mismo tiempo se encuentran luchando por mayor visibilidad, esto crea enfrentamiento y un clima que rompe con la paz social.

Por otro lado están, más allá que los directores editoriales, los dueños de los medios de comunicación. Por estrategia de negocios, los medios no quieren ser identificados con actitudes que la sociedad perciba como “negativas” o “enfermas”. Al estar sujetos a un régimen comercial, los dueños de medios resultan ser los más homofóbicos pues no están dispuestos a ser calificados como un espacio donde se promueve la homosexualidad, “condición” que para la mayoría de la población conservadora resulta contraria a las buenas costumbres e incluso contrario a lo dictado por la naturaleza.

Sin embargo también he descubierto que los gays nos hemos convertido en uno de los obstáculos de la lucha contra la homofobia. Podría parecer la declaración más absurda en este momento y lugar, pero la diré: la lucha contra la homofobia ha provocado un miedo a cometerla y lejos de que esto derive en una reflexión seria al respecto, suele causar más rechazo e incrementar el odio contra los LGBT. Ahora los homofóbicos se disfrazan de tolerancia y aceptación, pero detrás de ese rostro visible sigue acechando la homofobia.

Debido a este miedo a ser tachados de homofóbicos, los detractores de la Comunidad LGBT son capaces de todo para seguir actuando. Políticos y empresarios se toman fotos con artistas gays para dar una imagen “gay friendly” (como se dice ahora) pero sus acciones políticas y comerciales demuestran una clara postura contra este sector de la población.

En este contexto, hace poco en mi país (México), el presidente Enrique Peña Nieto decretó al 17 de mayo como Día Nacional de Lucha Contra la Homofobia, pero lo decretó desde su oficina, sentado en su carísimo sillón de piel frente a una pila de otros decretos necesarios para ganar popularidad en su trayecto a la cúspide del poder infinito. Sin hacer menos los esfuerzos de los activistas y funcionarios comprometidos por la causa LGBT que estuvieron involucrados en este logro, me preguntó por qué Peña Nieto no hizo ninguna declaración pública al respecto, por qué no filmó un spot publicitario o convocó a una rueda de prensa, por qué no asistió al noticiario de Joaquín López Doriga para informar al pueblo de México que a partir de ahora la homofobia es un crimen que se persigue.

No lo hizo, pero su esposa, la señora Angélica Rivera se tomó selfies con el estilista que la acicaló para presentarse ante los medios durante el tradicional y familiar día de la Independencia de México, estilista cuya homosexualidad es bien conocida. Muchos vieron una señal positiva en esta demostración de cercanía con los LGBT, otros vimos una señal de segregación, otros más vieron una señal de franca homofobia.

¿A caso los gays nos hemos ganado este desprecio a pulso? ¿Nuestras actitudes fomentan la homofobia? ¿Ser estilistas, amanerados, pasivos, sensibles y demás nos hacen merecedores al repudio social?

Para muchas preguntas no tengo respuestas, pero para estas que les acabo de enunciar sí. La respuesta es “NO A TODO”. Los gays no somos estereotipos, la construcción de estereotipos es algo más profundo y los gays no podemos ser calificados de buenos o malos por identificarnos con uno de ellos. Por otro lado, la feminidad no les pertenece a las mujeres y la masculinidad tampoco es sólo cosa de hombres, muchos de ustedes lo saben mejor que yo, es por ello que ser un hombre afeminado o una mujer amachada, no es argumento válido para despreciar a los LGBT.

Los estilistas son personas hábiles, como lo son también los contadores, abogados, médicos y carniceros gays, lesbianas o heterosexuales; tener una profesión nunca debe ser un catalizador para la discriminación.

Pero ¿qué papel cumplen los medios respecto a la homofobia generalizada? Ellos sólo replican. Los medios más serios y comprometidos con su objetivo periodístico por lo menos buscarán no caer en lo grotesco. En los periódicos se han dejado de utilizar encabezados con adjetivos como “maricones” o “jotos”, pero a la menor provocación los editores y redactores aprovechan para sacar su lado más homofóbico, como en la controversia por el “PUTO” durante el Mundial Brasil 2014.

Los medios no son responsables de la educación de los espectadores, diría yo que son reflejo precisamente de la sociedad que los consume. Sin embargo por el mismo fin para el que fueron creados y por el compromiso que esa labor lleva consigo, los medios deberían buscar convertirse en aliados de todos sus espectadores, no sólo de las masas, también de las minorías. Porque todos pertenecemos a una minoría.

Pero esto debe generarse desde adentro de cada medio de comunicación, los LGBT y nuestros aliados, debemos luchar por entrar a estos medios, dirigirlos y demostrar que lo que todos quieren ver en la televisión e internet, leer en los periódicos y escuchar en la radio, es una sociedad más diversa, orgullosa de su colorido y que tiene fe en sus diferencias.

Finalmente, a mis amigos tuiteros les sugiero que busquen ser graciosos sin caer en conductas homofóbicas, eso los hará cómicos más inteligentes. A mis colegas periodistas les recuerdo su misión como comunicadores: ser veraces y objetivos, si tienen una opinión no la emitan al momento de comunicar. A los dueños de los medios de comunicación les recuerdo que en sus manos tienen el poder para provocar un cambio social, incluir visiblemente a todos sus lectores, espectadores o público (entre ellos los LGBT) podría derivar en sociedades más sensibles, menos conflictivas y más dispuestas a consumir los diversos tipos de contenidos que les ofrezcan.

Antes de terminar quisiera recordar que según cifras oficiales, la homofobia es la segunda causa de discriminación en esta Ciudad que hoy recibe con los brazos abiertos a los miembros de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA).

A continuación algunos tuits sobre esta jornada:

En el #SpiritDay debemos luchar por el amor y la justicia

Estándar

Hoy conmemoramos el #SpiritDay para recordar que cada día debemos luchar contra el acoso homofóbico, desde la escuela, pero también en los demás ambientes de la vida cotidiana.

En todos los ambientes que pisamos hombres y mujeres, nos enfrentamos a múltiples desafíos. Los hombres homosexuales han tenido que soportar décadas de vejaciones, discriminación y tristeza. Escondidos o en las sombras, los gays han tenido que vivir su sexualidad como apestados.

En nuestros días ha tomado fuerza el movimiento en pro de los derechos de la Comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans), una buena parte del mundo se preocupa cada vez más por reflexionar en torno a estos temas y comprender a los miembros de este grupo social.

Hablo en especifico de los gays, porque soy uno de ellos y me corresponde hablar desde mi posición. Tras 31 años de vida les puedo contar que no ha sido fácil, siempre encuentras obstáculos y gente a la cual enfrentar. Al principio, de niño o adolescente, lo enfrentas como puedes, cuando creces te das cuenta que te has hecho fuerte y decides enfrentar la vida con valor, pero la homofobia sigue acechando.

Recuerdo que de niño me afectaba mucho cuando alguien me decía “puto”, “joto”, “marica” o “puñal”, la humillación era mayúscula y no era necesario ningún golpe físico para retorcerse de dolor.  Pero también los había, más de una ocasión fui agredido por otros niños que se creían más fuertes por actuar en grupo. Obviamente un niño contra 5 siempre las tendrá de perder.

Actualmente las cosas no han cambiado mucho, cuando acusas a alguien de homofobia, parece haber más interesados en defender a esa persona que en esforzarse por entender que este tipo de discriminación no está en la imaginación de los homosexuales, es real y tiene efectos negativos en toda la sociedad.

Las personas siguen sin entender que cuando insultan a un gay, lo hacen menos o lo agreden, no sólo le hacen daño a él; generan una dinámica social basada en el odio que como consecuencias provoca el desarrollo de individuos frustrados pues en estos casos nadie tiene la razón, todos deberían aprender a vivir con sus diferencias.

El odio es un sentimiento que mueve poderosamente al ser humano, lo ayuda a emprender guerras de todo tipo. La de la homofobia es una guerra que enfrenta a aquellos hombres que gustan del sexo con otros hombres, con las personas que creen que eso no es “normal” o “natural” y que a toda costa quieren esconder, pues eliminar nunca podrán.

Según el Centro de Investigaciones Pew, en México el nivel de aceptación de la homosexualidad ronda apenas el 61 por ciento, los mexicanos siguen pensando que los gays somos conflictivos, sucios, pedófilos, enfermos, “sidosos”, prostitutos, vanidosos y egoístas.  Cuando un homosexual es agredido en un lugar de trabajo y decide quejarse, es calificado como un problema, cuando decide defenderse se convierte en alguien problemático o una franca “amenaza”.

Los gays vivimos entre la espada y la pared. En México se han dado avances oficiales en cuanto al reconocimiento de derechos para la Comunidad LGBT, como el reconocimiento del Matrimonio Igualitario en DF y Coahuila, así mismo, el Presidente Enrique Peña Nieto decretó al 17 de mayo como “Día Nacional de la Lucha Contra la Homofobia”. Sin embargo la realidad es diferente, la verdad es que la mayoría de las personas siguen pensando que los homosexuales no deberíamos existir, lo peor es que siempre hemos existido y seguiremos aquí.

Este #SpiritDay nos debe servir para recobrar el espíritu de lucha, salir a la calle, ser felices y demostrar que ser gay es tan bueno o malo como lo son todos los seres humanos.

Vistan de morado y sonrían.

Así que a luchar por el amor y la justicia

Así que a luchar por el amor y la justicia

Lo peor de una homófoba es que nunca tendrá los huevos para hablar a la cara

Estándar

Hace poco me enteré que un compañero había sido despedido de su trabajo de ensueño, la razón, su jefa era homófoba y le hacía la vida imposible hasta que logró echarlo de su selecto círculo de “lamehuevos”.

Cuando mi amigo acudió a su jefe para contarle lo que estaba pasando, este buen hombre le dijo: “Lo mejor es que renuncies, ella dirigirá esto y necesito que todo este tranquilo, sin problemas”.

Sintiéndose como basura, mi amigo pensó en demandar a la susodicha o a la empresa que le dio de comer, pero pensó: “Seré tachado de gay problemático y nunca volveré a encontrar empleo”. Además su jefe, a quien admiraba como a ningún otro habitante de la ciudad, le suplicó que pensará en las familias que vivían de la empresa y lo mucho que afectaría una demanda a esta fuente de recursos, además le advirtió que jamás ganaría el caso.

La homófoba en cuestión, cada vez era más insoportable. Como es común en estos casos, disfrazaba su problema de aceptación hacia el miembro gay del equipo; cada que podía lo reprendía por supuestos errores, que los demás seguían cometiendo sin recibir ninguna sanción, también se enfocaba en su forma de actuar, destacando ante sus compañeros lo problemático que era mantener a una persona homosexual cerca.

Cuando había oportunidad esta mujer hacía como que apoyaba a mi amigo ante algún ataque homofóbico, pero luego volvía a destacar las complicaciones que su presencia provocaba.

No había salida, es muy difícil que los gays logremos demostrar ser víctimas de homofobia laboral, es muy difícil que la sociedad, nuestros jefes y compañeros, entiendan que los gays también somos seres humanos que tenemos familias y casas que sacar adelante, sueños que cumplir y que por ello, si tenemos un trabajo y lo hacemos bien, no debemos ser desechados sólo por preferir el sexo con otro hombre.

Cuando mi amigo renunció, recordó la advertencia de la homófoba: “No permitiré que me acuses de homofobia”. Pues lo logró.

Los enemigos más peligrosos de los gays son los que se callan en público, no atacan directamente pero actúan aprovechando su posición de poder para sacarte de la partida, al menos los homofobos radicales te hablan de frente y sabes como cuidarte de ellos o enfrentarlos en su caso.

Mi amigo no es ninguna víctima, sabe que esta batalla la ganó esa mujer pero sabe también que habrá momento para la venganza y a su debido tiempo, no tendrá piedad.

Ni si quiera eres la número uno de mi lista

Ni si quiera eres la número uno de mi lista